Música, mi colega

Chacho, ¿qué hora es?

jueves, 24 de julio de 2014

La Crítica del Mes (Julio 2014): Los vagabundos son personas, putos niñatos de mierda

Estando yo malo durante estos días (Y aún a día de hoy tengo faringitis aguda), he tenido un poco de tiempo para surfear un poco en la red. Y como aún no tengo un disco duro, me he puesto a leer algunas noticias. Ésta entrada que están leyendo ahora mismo iba a versar sobre lo rápido que la gente se olvida a día de hoy de las noticias, pero Facebook me acaba de dar otro tema mucho más lamentable si cabe y sobre el que puedo soltar muchísima más mierda (Así mato dos pájaros de un tiro: denuncio esto y me aclaro la garganta).

Selfies. Ese nombre anglosajón que todo el planeta se empeña en darle a las fotos que se realiza uno mismo con cualquier dispositivo que permita obtener imágenes (Cámara de fotos, cámara de vídeo, teléfonos móviles, webcams, brazos cibernéticos...). No sé ustedes, pero aquí a eso se le ha llamado toda la vida un autorretrato. Pero bueno, el tema de los préstamos lingüísticos lo trataré en otro momento. La cosa es que a día de hoy este tipo de fotos se han puesto de moda gracias a las redes sociales (aunque en Tuenti se llevase practicando desde tiempos inmemoriales) y han derivado en muchas prácticas relacionadas con las mismas, a cada cuál más... peculiar. Sin embargo, últimamente se han traspasado unos límites. Hoy voy a exponer un ejemplo que a mí me mosquea bastante: Los chicos estadounidenses, llenos de toda la mierda clasista que tanto su sociedad como su educación les inculca, salen (De fiesta, a clase...) y se encuentran con un vagabundo. ¿Qué hacen? ¿Les dan limosna? ¿Pasan del pobre hombre y siguen su camino? ¿Les dan una paliza y lo graban? No, para ellos eso es muy año 2000 y, además, implicaría reconocer a los sintecho como personas. Ahora lo que "mola" es hacerse autorretratos ridiculizándolos.

martes, 22 de julio de 2014

Parecidos QPC VOT Vol. II

Ésta entrada iba a ser redactada y hecha más tarde (aún tengo pendiente la Crítica de Julio), pero resulta que llevo malo dos días y que me cuesta mucho moverme, no hablemos ya de pensar. Por tanto, les dejo con la famosa sección plagiada del blog de Caslo. Espero que se lo gocen.

Agoncas, amigo íntimo mío

Pablo Iglesias, líder de Podemos


Fátima Báñez, "ministra" de Empleo de la actual legislatura del PP

Millán Salcedo, humorista fundador de Martes y Trece


Vitas, cantante andrógino ruso famoso en no se qué partes de Asia

Jason Segel, actor conocido por su papel de Marshall Eriksen en Cómo me pegué nueve temporadas para pedirle permiso a mis hijos para salir con una exnovia a la que conocí hace como  15-30 años y de la que me había olvidado hasta el último capítulo de la serie


Este muchacho de Facebook
Geoff Johns, guionista de cómics artífice de la mejor etapa de Green Lantern jamás escrita


Adrianca'45, colega nuestro jalao de la cabeza (el de la derecha)

Jon Nieve en la serie Juego de Tronos (que no en los libros de Canción de Hielo y Fuego)


Micael, muchacho que hizo de cámara en mi video-reseña sobre El Hombre de Acero

Petyr Baelish (alias Meñique), rata traidora, sucia y apestosa que no debió existir nunca también personaje de la serie Juego de Tronos


Fernando de la Guardia, dueño de Área 51 Cómics

Joseph Michael Straczynski, guionista de cómics bastante conocido por su etapa en Amazing Spider-Man junto a John Romita Jr.


Sasuke, personaje sobrevalorado, emo de los cojones y que se pasa toda la puta serie llorando de Naruto

Jin Lamama Kazama, personaje también sobrevalorado, chulo, chetado, insoportable y probablemente se deja encular por Hwoarang de la saga de juegos de lucha Tekken


Ricardo, otro amigo íntimo mío

Hoplita Batallasagaz, cartota del juego Magic: The Gathering


Oliver, líder de la banda de rock y metal canario Tibicenas

Anax, rey de Akros, personaje del plano de Theros en Magic: The Gathering


Cíclope dibujado por Ariel Olivetti en la serie regular Cable en 2008-2009

Jesús Cubas, profesor de Educación Física en el IES Roque Amagro


Dominó, personaje de Marvel dibujado por Mike Choi y coloreado por Sonia Oback en X-Force Vol. 3

Rebeca, compañera mía de la Universidad


Heihachi Mishima, uno de los protas de la saga Tekken

Lobezno, superhéroe de Marvel


Jose Luís Sampedro, escritor y economista español fallecido el año pasado

Keith Giffen, guionista de cómics que ha trabajado casi toda su carrera para DC Comics


Este gran pedazo de mierda

Rob Liefeld, hijoputa malparido follaperros coprófago que se hace llamar dibujante de cómics

Hay muchos más parecidos, pero se tendrán que esperar al Volumen III para verlos.

¡Hasta la próxima!

jueves, 10 de julio de 2014

Frikismo Innato Nº 15: El amo del magnetismo

Después de un parón considerable en el blog (propiciado principalmente por los estudios), creo que es hora de ir volviendo poco a poco a la dinámica normal del blog. Hace muchísimo tiempo que no realizo una nueva sección sobre ningún personaje de cómic, y ya había dado a entender que los dos próximos a ése estaban ya ocupados. Éste es el primero de ellos y se analizará a un personaje bastante famoso y de fama casi universal debido en gran parte a las películas. Sí, señor, hablamos del mismísimo Magneto.

Nombre real: Max Eisenhardt
Alias: Erik Magnus Lehnsherr, Magneto, el Amo del Magnetismo, Prisionero #214782
Ocupación: Ex-soberano de Genosha, maestro y director de escuela, terrorista internacional, celador, carpintero, cazador de nazis
Estado Civil: Soltero
Parientes Conocidos: Jakob Eisenhardt (padre, fallecido), Edie Eisenhardt (madre, fallecida), Ruth "Greta" Eisenhardt (hermana, fallecida), Erich Eisenhardt (tío, fallecido), Magda Eisenhardt (esposa, fallecida), Anya Eisenhardt (hija, fallecida), Wanda Maximoff (Bruja Escarlata, hija), Pietro Maximoff (Mercurio, hijo), Lorna Dane (Polaris, hija), Pícara (Ex-novia)
Afiliación: X-Men, Hermandad de Mutantes Diabólicos
Base de Operaciones: Genosha (isla cerca de Madagascar), Asteroide M (posteriormente Utopía), Tierra Salvaje, entre otras
Estatura: 1.89 m
Peso: 86,2 Kg
Ojos: Gris azulado
Cabello: Plateado
Poderes: Control sobre cualquier metal u objeto con propiedades magnéticas y/o electromagnéticas, proyección astral, manipulación de la materia, vuela gracias a la electromagnética, vista electromagnética, vinculación metálica, enlace geomagnético

Entradillas Forellianas Nº 9: Vuelve la paz

La guerra interna ha acabado. Ambos bandos firmaron un tratado de paz y declaran el "Alto el fuego" definitivo, volviendo a retomar las relaciones diplomáticas. Las negociaciones fueron duras y se necesitó bastante tiempo para acabar la reunión en la que los afectados aclaraban su actual status quo, pero finalmente se llegó a un buen acuerdo para los dos países.

Desde VOT Is Here les damos la enhorabuena y deseamos que dichas relaciones se mantengan fuertes y prósperas.

miércoles, 9 de julio de 2014

Entradillas Forellianas Nº 8: No me rendiré

Hoy he estado de paseo con mi gran amigo Alex Sarman (al que no veo tanto como me gustaría y debiera) disfrutando de las compañías, las historias y las risas que siempre nos acompañan en nuestras reuniones. También hablamos de asuntos serios y, aunque no quiero ahondar en qué se dijo (pues son cosas que han de quedar entre nosotros dos), me ha ayudado a ver las cosas desde un prisma diferente. No quiere decir en que no cese de luchar por llegar las dos partes a un buen puerto juntas, pero de nada vale el darle más vueltas a algo. No es de recibo que me parta los cuernos para escribir un poema y lo único que reciba es, al igual que durante el resto de días, un glacial "gracias" y que se despida con un vacío "buenas noches".

Empiezo a replantearme según que cosas, pero nada me impedirá seguir siendo Forelli y repartiendo alegría, chistes fáciles, pelos sueltos y cagadas en contenedores de basura. Cierto, aún la quiero y quiero seguir luchando, pero lo haré como Forelli y no como el fallecido Marcos Suárez.

martes, 8 de julio de 2014

Entradillas Forellianas Nº 7: Necesito distraerme un poco

Si me pongo a pensar ahora mismo, voy a pasarlo peor de lo que ya lo he pasado. He intentado centrarme y hablar, pero me faltan palabras y abruman las emociones, así que... ¿Por qué no hacer una entrada sin sentido? Al fin y al cabo, ya escribí antes un poema que a lo mejor publicaré mañana y antes de dormir me pondré a escribir un poco del monólogo que quiero hacer, así que creo que mi cupo de creatividad está lleno por hoy. Lo que me queda por hoy es ponerme a divagar como un tonto durante dos párrafos. ¿Sabías que los dientes de George Washington en realidad no eran de madera, sino de oveja? Aunque tiene lógica, ya que la madera no es un material adecuado para estar continuamente mojado. Pero, aun así... ¿No les da un poco de yuyu? Ver a un hombre sonriéndote y que parezca la boca de una baifa tiene que ser algo muy extraño.

Esto de tener ahora el Mundial le come la bola a uno. Estoy del fútbol hasta los balones. Es que es inevitable, pisas una red social y enseguida están hablando del fútbol. Es más, me la juego a que ahora mismo voy al baño, echo un ñordo y éste tiene inscrito un meme sobre lo que está sucediendo en el Mundial. Otra cosa que me sorprende mucho es la rapidez que tiene ahora el mundo tanto para expandir una noticia como para matarla. Es decir, ¿quién se acuerda ya del conflicto de Siria? O peor aún, ¿quién se acuerda ahora de lo que está pasando en Ucrania? Incluso dentro del deporte, pues parece que ya nadie habla de lo que pasó con la Unión Deportiva. En fin, nuestra memoria colectiva es como la de un pez. No sé si esto me servirá para distraer a mi mente, pero al menos el rato que he pasado tecleando me lo he pasado bien.

lunes, 7 de julio de 2014

Entradillas Forellianas Nº 6: Me gustaría hacer un monólogo

Hace mucho tiempo que, obligado por los estudios y con motivo de la subida abusiva del precio de la mensualidad y la adición de pago de matrícula en el curso de teatro en la Escuela de Música de Guía, tuve que dejar el teatro. Fueron tres años de risas, colegueo, historias, amistades y recuerdos para la posteridad que a día de hoy perviven en la memoria de casi todos los que allí estuvimos (Es más, al Tachú lo conocí allí). Interpreté bastantes papeles: Ayoze, el nieto de una abuelita que quería ganarse un premio recortando cupones; Cosmo, el portero de un teatro desastroso con una educación evidentemente militarista; Un chico sencillo que huía de una chica bastante fea y varonil... Pero siempre me quedé con ganas de interpretar un monólogo. Dos compañeros míos (Airam y Alberto, desde aquí un saludo) llegaron a ensayar y contar uno por cabeza (me parece que el de Alberto era de Dani Rovira y el de Airam, de Goyo Jiménez), pero yo me quedé a las puertas.

Siempre echo mucho de menos el ser actor cuando voy a algún teatro por X motivos o cuando tengo que hacer cualquier cosa de cara al público (véase la charla sobre Spider-Man en Asidali el año pasado como ejemplo), y me gustaría poder, al menos, escribir e interpretar un monólogo propio antes de que acabe este año. El hecho de que el nombre de Forelli sea conocido por una parte de la gente de la isla facilitará las cosas. Es más, el monólogo podría grabarlo yo mismo y subirlo a YouTube, quién sabe. Pero antes tengo que hacer unos trabajos para recuperar Tradición Clásica. Ya luego me pondré manos a la libreta y dejaré que la mala leche forelliana fluya por mi boli Bic y haga reír durante un rato a todo el mundo.

domingo, 6 de julio de 2014

The Voice Of Lyrics Nº 23: Mis colores preferidos

No soy el primero que abarca éste tema. Es más, Caslo de QPC habló sobre ésto en su blog personal, El Común de los Mortales (les animo a leer la entrada aquí y, de paso, ver el resto del blog). No obstante, mi mente necesita distracción para poder dormir. Son casi las cuatro de la madrugada y tanto por tener el biorritmo alterado (tener clases por las tardes hace que no se te apague el cuerpo hasta, por lo menos, las dos de la mañana) como los asuntos personales que a día de hoy me asolan y la siesta que me pegué por la tarde después de estar por la mañana cogiendo papas impiden que ahora pueda dormir, por lo que encuentro este tema harto conveniente y adecuado para escribir en una noche de soledad.

Los colores poseen una simbología que el ser humano le ha atribuido, ora arbitrariamente, ora por las sensaciones que nos transmiten al verlo. Mis pocas nociones sobre las mismas se basan en observaciones personales, dichos que la gente suele sostener como verdaderos y mucho leer Green Lantern de Geoff Johns, por lo que no es mi intención servir de autoridad al respecto. Dicho ésto, empiezo:

Desde pequeño, siempre me gustó el color rojo. ¿Por qué? No sé, porque me gusta, me llama la atención enormemente. Supongo que es un color que expresa pasión y desenfreno, que no se anda con rodeos y te llega a donde te tiene que llegar sin andarse con chiquitas. Por aquella época también me empecé a fijar en el color negro. ¿A asunto de qué? Pues de que mi madre no me dejaba tener ni vestir camisas de ese color cuando era niño (No sé que manía hay de vestirlos a todos de colores. Que son niños, no líneas del arcoiris) y, al igual que mi gusto por los videojuegos violentos, el prohibir la manzana de la discordia hace que uno quiera morderla más y más hasta que lo consigue y se queda con ella. Se supone que es un color que transmite negatividad y depresión, pero no creo que ése sea el caso. Hay personas que visten de negro y son totalmente activas y felices y otros que van de blanco y siempre están tristes. Hablando de blanco, también me apasiona ese color debido a la pureza y la vistosidad que tiene. El blanco destaca mucho en un mundo donde lo oscuro, egoísta y desagradable son norma general.

Por otra parte, el azul representa para mí (en gran parte debido a Saint Walker) la esperanza y el amor al prójimo, aunque a veces pueda ser un poco traicionero. El amarillo, aunque gran parte de culpa la tenga ese gran personaje que es Thaal Sinestro, representa para mí la independencia y el poder de hacer lo que uno quiera para conseguir sus fines se meta quien se meta por delante. Un color que, para esos que quieren impedir tu felicidad y tu meta, inspira miedo con sólo verlo.

Resumiendo, mi colores favoritos son: Rojo, negro, blanco, azul y amarillo. Puede que mis gustos actuales hayan influido en éstas preferencias o sean ellas las que han influido en mis gustos. La mente humana es un misterio que probablemente, al igual que muchas de las coñas que nacen en casa de Caslo y las acciones de según que personas, nunca podré entender. Pero oye, tan feliz que estoy con mis colores.

sábado, 5 de julio de 2014

Entradillas Forellianas Nº 5: Cada vez queda menos

El segundero avanza sin prisa pero sin pausa. El minutero, justo detrás, camina a un ritmo más lento pero más arrollador. Éste avance tan lento pero a la vez tan rápido se junta con el pasar de los días del calendario y coordinados hacen que todo tenga sentido. Unos vienen, otros van, algunos avanzan, otros retroceden... Creo que muchos cambiaríamos cosas si, por un día, tuviésemos el poder de controlar el tiempo a nuestro antojo.

Yo espero, con miedo e impaciencia a la vez, que los días pasen y lleguen al día. Un día que definirá mi futuro como persona, para bien o para mal. Mientras tanto, he de terminar unos trabajos y creo que relajarme en el campo me hará bien para esos dos fines. Para terminar, quisiera dedicar ésta canción a una persona especial de la que, por desgracia, estoy tan cerca y tan lejos simultáneamente. Ella sabe quien es (y si algún otro lo sabe, díganselo):

viernes, 4 de julio de 2014

Entradillas Forellianas Nº 4: El tiempo vuela como un avión a toda hostia

Parece que no, pero es una verdad que todos sabemos. Entonces, ¿por qué me tomo la molestia de hablar sobre ello? Supongo que es por el hecho de que el próximo mes voy a cumplir 19 años y, parándome a pensar sobre el pasado para no estancarme demasiado en el presente y perderle el miedo que tengo al futuro, veo que es totalmente cierto. Cuando murió mi abuela, vi una escena que hasta ese momento nunca se me habría ocurrido y me demuestra que ha llovido mucho desde mi infancia: Mi madre, con pelo corto y más avejentada y mi tía Carmen, una mujer a la que no había visto desde que tenía 5 o 6 años (y que había ganado volumen desde entonces, por motivos que no me competen) junto a mi abuelo, ahora viudo, flaco, débil de cuerpo y abatido de mente, compartiendo el dolor que supone la pérdida de un ser querido tal y como lo fue mi abuela tanto para él como para mí y muchos más de los allí presentes.

Yo también he cambiado mucho desde entonces, y he vivido cosas que me han hecho ver la vida de un modo distinto al que lo veía antaño. Soy consciente de que aún me queda mucho por vivir y, por ende, mucho por aprender, pero eso no quita que ya haya nadado bastante en estas tumultosas y revueltas aguas que son la vida, el tiempo y las circunstancias. Cierto es que en éstos momentos estoy muy triste y estoy aún a la espera de lo que pueda pasar hasta que llegue el momento, pero hoy, mirando hacia atrás, aprendí lo rápido que se recorre el camino y que, aunque siempre se deba ir adelante, nunca hay que olvidar todo lo que hemos adquirido mientras avanzábamos en el mismo y nunca está de más un pequeño revisionado del mismo. Eso sí, sin estancarse en él.

miércoles, 2 de julio de 2014

The Voice Of Lyrics Nº 22: Ensayo y error

Creo que he vuelto a equivocarme. Creo que he vuelto a cometer errores. Los errores son necesarios para poder avanzar, pero duelen. Duelen como si el hecho de meter la pata estuviera diseñado para ser la definición de dolor (o al menos del dolor espiritual). Éstos últimos meses han sido un carrusel de fallos y deslices como nunca los había visto. No fueron sólo míos, pero duele igual o más que si lo fueran.

Desde entonces he intentado seguir en pie, no demostrar a nadie que, finalmente, he sido abatido. He paseado, salido, jugado, reído, pescado... Con tal de mentirme a mí mismo y decirme que soy feliz, que todo se arreglará y que todo irá bien. Cuando llegaba a mi casa, estaba demasiado cansado o demasiado entretenido para pensar, pero el hecho de que las cosas han cambiado están ahí, sin moverse, por mucho que uno quiera taparlas. No puedo seguir mintiéndome más, es contraproducente. He de ser un hombre y afrontar que por mucho que duela, las cosas han cambiado y quizás sigan cambiando hasta un punto en el que ya no habrá marcha atrás. Tengo ganas de meterme en mi cuarto, taparme en la cama, llorar y pasarme allí el resto de mis días, pero no puedo hacerlo. No soy capaz de llorar por muy mal que me sienta y a excepción de ciertas cosas, tengo un examen mañana (aunque creo que lo voy a suspender) y tengo que seguir adelante por muy malas que se presenten las circunstancias. Quizás esos cambios paulatinos se hagan palpables en mi vida, quizás hasta me tome un tiempo de descanso y reflexión de todo el mundo que me rodea. Quizás Forelli desaparezca durante un tiempo. O quizás no. Pero sólo sé que las cosas van a cambiar mucho, aunque poco a poco.

Lucharé hasta el final y que sea lo que tenga que ser. Pero eso no cambia que por dentro no sea más que un triste chico que no supo llevar las cosas bien.