Música, mi colega

Chacho, ¿qué hora es?

sábado, 28 de junio de 2014

¿Y si la Comunidad Blogger viviese en los 80?

Si recuerdan bien, ayer publiqué la tercera Entradilla, en la que hablaba sobre lo curioso que podría haber sido si yo hubiese podido vivir mi adolescencia en los años 80 (pueden leerla aquí mismo). Pues bien, como es costumbre, comentaron Caslo y Sarman (lectores asiduos del blog). Y éste último soltó una idea bastante guapa:


Pues bien, quitando el hecho de que yo hace tiempo que pasé de programas como GIMP o Paint.NET y me mudé a PhotoShop con bastante éxito (que no soy un profesional, pero la libertad y la profesionalidad del programa se siente nada más usarlo), me puse manos a la obra según ví ese comentario. Como no tengo un nivel Kurumita en Photoshop, decidí que lo más práctico es que, con nuestro carisma, cada uno fuera un personaje famoso y/o influyente en los años 80. A partir de ahora, pondré las fotos y expondré las razones de por qué han sido retratados así:

viernes, 27 de junio de 2014

Entradillas Forellianas Nº 3: Me gustaría haber vivido en los años 80

No se confundan, no es que no me guste la época en la que vivo (pues a pesar de sus enormes cagadas me permite tener este blog), pero hay algo que me dice que quizás en ésta época me habría sentido como pez en el agua. Ésta década vio nacer a una cantidad enorme de películas y series de televisión míticas (Terminator, Regreso al Futuro, Robocop, Star Wars...) y tenía una calidad en cuánto a cómics insuperable (por esta época los X-Men de Chris Claremont y John Byrne lo petaba, Spider-Man disfrutó de una época dorada de manos de Stan Lee y John Romita Sr. y el Universo DC de aquella época estaba mejor y más cohesionada que el actual). En ésta década nació mi género musical favorito, el Thrash Metal. Además, la música comercial era mejor que la de ahora (prefiero escuchar a Michael Jackson y a Queen que a Pitbull y a Daddy Yankee, eso lo tengo claro).

Algunos pueden decir que los peinados y las prendas de vestir eran una desgracia y un horror para la vista, yo no creo que fuera para tanto. El tema de las modas siempre nos trae a todos de cabeza y siempre habrá gente que no las siga. Cierto es que las hombreras no sean algo bello, pero los chalecos-anoraks, las zapatillas blancas de la época y las chupas de cuero de aquél entonces vacilaban bastante. Además, el capitalismo que nos rodea no era tan apabullante y chupasangre como el de ahora (en gran medida porque aún estaba de ferviente actualidad la Guerra Fría). Por último, pero no por ello menos importante, cabe mencionar que en estos años empezaron a desarrollarse las primeras consolas de videojuegos, trayendo así a nuestras vidas la magia de controlar a Mario, Sonic, Samus Aran, Lance Bean... Quizás no tuviese acceso a las tecnologías que hoy día permiten que todos estemos conectados con el mundo, pero creo que habría tenido una adolescencia genial en los 80.

Entradillas Forellianas Nº 2: Por qué no me gusta Dragon Ball

Es un tema que sorprende mucho a la gente joven que me rodea. Es más, hay quien me mira raro por no gustarme Las Gónadas del Reptil Volador y por rechazar completamente a Goku como modelo de héroe. He discutido mucho este tema con Sarman, pero me siento como si nunca me hubiese expresado completamente y a gusto sobre el tema. Sin embargo, cabe decir que ésta es mi opinión personal y por tanto no es algo que quiera imponer a nadie. Por supuesto, son libres de rebatir y expresar su opinión al respecto (aunque sé que me va a llover una cantidad ingente de críticas negativas por ésto, ya que como no me gusta algo que le gusta a todo el mundo, soy un paria según la lógica mierdosa de hoy). Sin más dilación, intentaré expresar mi punto de vista de la forma más compacta posible:

Para empezar, hablemos del arte. Akira Toriyama sólo sabe dibujar una cierta cantidad de cuerpos, caras y estilos de peinado, lo cual se nota al leer sus mangas o ver el anime (Por no hablar de que todos los personajes humanoides tienen la misma forma en los músculos). Otra cosa es el descuido que tiene a la hora de realizar las historias, ya que tiene pinta de que este hombre hace las historias y luego se olvida de ellas (fallo de principiante que admito que yo tengo como escritor y he de solucionar rápidamente). Luego el hecho de que los combates y las historias terminan cayendo en un "-Yo la tengo más grande que tú. // + ¿Ah, sí? ¡Pues yo más!" hasta que se descubre que Goku o Gohan la tiene enorme y gana a los malos. Por último, que la serie se alargó mucho más de lo que debió por culpa de los fans (Tendría que haber acabado en la muerte de Freezer). Y sobre Goku... Es un tío que sólo busca el salvar el mundo cuando hay un rival con el que pelear. No se preocupa de hacer del mundo un lugar mejor, ni siquiera se le ve el detalle de intentar detener un atraco como hizo Gohan posteriormente como Saiyaman. Lo único que hace es dormir, comer y entrenar. Es por ésto que llamo a Goku El superhéroe coyo, porque sólo se mete a salvar el mundo si eso le permite exhibir su fuerza y su maestría de "artes marciales", de lo contrario no hace nada de nada. Y para mí eso no es un modelo de héroe, lo siento mucho. Con esto concluye mi opinión sobre Dragón Bal. Si les gusta, bien. Si no, ya me echaré a llorar en una esquina.

miércoles, 25 de junio de 2014

Entradillas Forellianas Nº 1: Tengo dudas

No pienso hablar sobre el incidente que impidió que la UD no haya ascendido. Todo el que me conozca sabe que el fútbol me la resbala salvajemente, por lo que no pienso dedicarle más líneas al asunto. El tema de hoy es otro: ¿Nunca les ha pasado que sucede algo que cambia por completo el status quo de su vida y les surge la duda de que si todo lo vivido anteriormente ha sido una mentira? No sean mentecatos, tiene que haberles pasado más que sea una vez en la vida. Pues yo ahora mismo me encuentro así. Quiero decir, no es que esté mal ni nada, pero ha llegado ese momento y creo que llorar y sufrir no sirve de nada. Es por eso que creo que necesito tiempo para entenderlo todo y no empeorarlo. Volviendo al tema, ¿cómo se sentirían ustedes si de repente les pegan semejante giro argumental? Yo creo que ahora puedo entender cómo se sentían los X-Men cada vez que los guionistas de turno decidían que Xavier había hecho una canallada ambiguamente moral (aunque creo que llegados a un momento deberían haberse acostumbrado, creo yo).

En definitiva, necesito concentrarme en los exámenes, ya resolveré todo esto después. Mientras tanto, lo mejor sería que el responsable de ese giro me hiciera caso de una vez y me dejara espacio. Y que piense lo que quiera. A quien le guste, bien. A quien no, que se lo coma.

sábado, 21 de junio de 2014

Entradillas Forellianas Nº 0: ¿Qué es una entradilla?

Pues es precisamente eso, una entrada muy corta. No pasará de los dos párrafos de longitud y será de temática libre. ¿Por qué he decidido probar esto? Pues por un motivo bastante simple y cotidiano: Estoy en la Universidad y, aun habiéndose acabado los exámenes, tengo que hacer un par de trabajos y recuperaciones de algunas materias pendientes, lo que no me deja mucho tiempo para escribir. Además, en tiempos de clase tampoco podré escribir muy a menudo las parrafadas que suelo escribir por aquí. Entonces, y para paliar tanto el mono que tengo yo de escribir en el blog como el de los seguidores más habituales del blog por leer cosas nuevas, creo que ésta solución podrá ser tanto una nueva y fructífera sección como un futuro referente en la historia de esta página. También aprovecho para pedirles mucha paciencia, pues tengo bastantes proyectos pendientes tanto en VOT Is Here! (Finalizar Cronotaxia, una nueva historia con Jesucristo como protagonista indirecto, un nuevo VOT, un Forelli Opina, dos Frikismos Innatos...) como fuera del mismo (Pandeimos Cómics) y no tengo tiempo para afrontarlos todos aún.

Espero que esta idea cuaje. Mientras, pueden dar ideas, opiniones, predicciones y demás tanto aquí como en mi cuenta de Facebook. ¡Nos vemos pronto!

lunes, 9 de junio de 2014

Forelli Analiza Nº 4: X-Men: Días del Futuro Pasado

Como fanático del cómic, el boom del género superheróico en el séptimo arte es para mí motivo de alegría y desdicha por igual. Cierto es que nos permite a los más fans de los cómics disfrutar de una versión distinta de nuestros personajes y, además, en movimiento, cosa que las historietas nunca podrán ofrecernos. Sin embargo, ésto puede convertirse en una desventaja muy grande en manos de directores sin talento, actores sin pasión interpretativa y productoras sin conocimiento del producto. Otra arma de doble filo de éste tipo de películas es la popularidad que éstas llegan a alcanzar. Por una parte, descubre grandes personajes e historias a un público más general y que, de no ser por la visualización de éstos filmes, pensaría que los cómics son para niños. Por otra, si no se lleva adecuadamente, el espectador puede llevarse una imagen equivocada del personaje y/o cómics que protagoniza. Y además sumémosle el gafapasterío que existe a día de hoy, que ahora todo aquél que vea una película de ésta índole cree que sabe más que nadie sobre superhéroes (Como apunte personal y si quieres dejarlos en ridículo, puedes decir cosas como que Superman puede ser dañado mediante magia, que Cíclope es de Alaska, la Bestia es de Illinois, Sinestro es capaz de duplicar un anillo por su cuenta , que el Profesor Xavier antes de que se le cayera el pelo de joven era rubio y que el Capitán América tiene ascendencia irlandesa. Si necesitan más datos rebuscados para este tipo de personajes, denme un toque).

Hoy vengo a hablar de la saga de películas que supuso el inicio de esta era. En el año 2000, la Fox estrena X-Men, dirigida por Bryan Singer y que disfrutó de una buena recepción por parte de crítica y público. Aunque tirara por esa moda que impuso The Matrix por aquella época de vestirse todos de cuero negro, era una película entretenida y fiel dentro de lo posible (no se puede ser igual que el cómic porque si no, el público general no va a verla). En el año 2003 el mismo director ampliaría la historia con X-Men 2, secuela que elevó el nivel con respecto a la primera y presentó a nuevos mutantes como Rondador Nocturno. En 2006, otro director cogería la batuta para X-Men: La Decisión Final, que fue un bajón total con respecto a las anteriores. Fox intentó rescatar la franquicia mutante con X-Men Orígenes: Lobezno, que resultó ser un filme infumable y que no merece mayor mención aquí. En 2011, sin embargo, aparecería X-Men: Primera Generación, una película que, a modo de precuela, recoge de nuevo la esencia que éstas películas habían perdido. Y tres años después, a modo de secuela y uniendo ésta trilogía del pasado con la anterior, aparece la película que aquí nos trae, con Bryan Singer de vuelta al mando.

domingo, 1 de junio de 2014

La Crítica del Mes (Junio 2014): Viva el machismo y la represión

Hace poco llegó a mí una noticia que me impactó pero, a la vez, no me sorprendió nada (contradictorio, sí, pero fue como me sentí). La noticia en concreto es la siguiente: Alyssa Funke, una estudiante universitaria de Minnesota, compra una escopeta, coge una barca perteneciente a su familia, navega un poco en un lago llamado Big Carnelia y, como si se creyese la mayor fan de Kurt Cobain, se pega un tiro en la cabeza. No obstante, lo que a mí me llamó la atención fue el motivo que llevó a la joven de 19 años a semejante final. Dos semanas antes del trágico suceso, se publicaba un vídeo en el que ella misma salía haciendo un casting para una productora pornográfica, por lo que se podrán imaginar qué tipo de pruebas hacían (Es más, el día que encontré la noticia me partí los cuernos para encontrar el vídeo. Y vaya si lo encontré, aunque me costó lo suyo). Este vídeo fue descubierto por sus antiguos compañeros del instituto donde cursó la secundaria, el Stillwater High School, y procedieron a bombardearla con tweets y mensajes de Facebook que decían cosas como "Wow eres una thot" (acrónimo usado en la jerga juvenil de EUA proveniente de "That Hoe Over There", que vendría a significar "Esa puta de ahí"), "¿Su padre lo sabe?" o "Nada junta a un instituto como una pornstar que se graduó el año pasado", entre otros muchos mensajes. Fue la purriada de insultos y la presión que le metieron a la muchacha mediante las redes sociales que no pudo aguantar más y se suicidó, confirmándonos una vez más que el bullying está muy presente en las redes sociales.

Aquí tenemos a Alyssa, cuyo nombre artístico es Stella Ann, en la parte de entrevista del vídeo que les he enlazado más arriba