Música, mi colega

Chacho, ¿qué hora es?

lunes, 29 de diciembre de 2014

Mi Top 5 de... Personajes de X-Men

Como ávido lector de cómics que soy, raro sería que no conociera a los mutantes de Marvel. De hecho, raro es que alguien no los conozca en mayor o menor medida, gracias a las películas en las que se les ha dado protagonismo. No obstante, yo los descubrí gracias a una colección llamada Astonishing X-Men. Más concretamente, en la corta estancia que tuvo el gran Warren Ellis en los guiones (desde el número 25 hasta el 35, más una miniserie llamada Xenogénesis y un par de números más relacionados con su etapa), lo que me hizo enamorarme de éste universo y todo lo que puede ofrecer. Fue ahí cuando los X-Men despertaron en mí como una de las lecturas más entretenidas y, en cierto modo, filosóficas que haya tenido nunca. A pesar de que ha sufrido grandes altibajos durante todos los 50 y pocos años que llevan de vida (y ahora mismo se encuentra en un momento bastante malo, la verdad), ésta franquicia ha dado un sinfín de personajes que siempre quedarán en el recuerdo y/o el olvido de los lectores. Hoy voy a hablar de los del primer tipo, los que a mí por A o por B han hecho que me enamore de ellos y me haga sentir bien cada vez que leo un cómic relacionado con ellos. Sin más dilación, les presento los personajes que más me han encandlado hasta ahora del universo X-Men:

martes, 23 de diciembre de 2014

La Crítica del Mes (Diciembre 2014): ¿Ley? ¿Propiedad? Y sobre todo... ¿Intelectual?

Todos sabemos que desde que el Partido Popular tomó las riendas del gobierno gracias a la mayoría absoluta que le concedió un pueblo ignorante que no sabe que hay más opciones que el PPSOE, éste se ha dedicado a robar y malversar como si no hubiese mañana. Además, cabe destacar de que para ello (o en consecuencia de ello, según cómo se mire) han creado leyes a cada cual más absurda y retrógrada, como si estuviesen intentando viajar atrás en el tiempo a una época pretérita en la que España era dirigida por un general monórquido venido a menos con valores que ya para su época eran anticuados. Podemos (y por favor, ahorrense los chistecitos) coger de ejemplo los recortes económicos que se han aplicado a Sanidad y a Educación o la Ley de Seguridad Ciudadana recientemente aprobada y de la que hablé en ésta misma sección el año pasado, cuando era un simple anteproyecto de ley, por no hablar de la afortunadamente fallida Ley Antiaborto promulgada por el ex-ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón. Hoy voy a hablar de un tema que si bien no tiene un alcance tan humano como los otros, es un total atentado a las libertades de los ciudadanos tanto o más que las demás. Hablo, cómo no, de la cacareada y siempre malinterpretada "Propiedad Intelectual".

Supongo que la mayoría ya estará al tanto del asunto, pero por si acaso les pondré al día. Ésta reforma de ley que entrará en vigencia a principios del próximo año 2015 se puede definir en unas pocas líneas: El Gobierno podrá cerrar páginas "que ofrezcan listados ordenados y clasificados de enlaces" sin necesidad de orden judicial o imponer multas de hasta 600.000 euros a los dueños de las mismas, cobrar por compartir noticias en internet de ciertos diarios españoles (concretamente, todos los miembros de la Asociacion de Editores de Diarios Españoles) y cobrarles a la Universidades por usar materiales con licencia Creative Commons en sus campus virtuales, lo que derivará en un importante encarecimiento de las tasas universitarias. A pesar de que tiene muchas más aplicaciones nefastas, éstos son los puntos clave que más afectarán a los ciudadanos y, en consecuencia, al país. ¿Y quién aprobó ésto? ¿El pueblo español? Me parece que no, pues en el Congreso todos los 144 votos a favor de semejante reforma eran pertenecientes a los diputados del PP. ¿Democracia? ¿Dónde?

Empecemos, pues, con el meollo de la cuestión. Volvemos otra vez con las mismas mierdas: Gente que ni siquiera sabe lo que es un enlace quiere controlar el internet. Quieren coartar la libertad de expresión y la libertad de los internautas de compartir su propio contenido. Quieren limitar nuestro acceso a la cultura según nuestros medios financieros (más todavía) y quieren cobrar por todo. Sin embargo, el tiro les va a salir por la culata al igual que ha pasado con muchas otras leyes que han intentado restringir Internet (Véase SOPA, ACTA, PIPA y la Ley Sinde, como ejemplos más recientes). ¿Y por qué? Porque estos señores, la mayoría mayores de 45 años que no sabe ni lo que es una URL, no son capaces de ver que no sólo Internet buscará la forma de burlar los impedimentos que el gobierno ha impuesto (como el hecho de que CEDRO, la nueva entidad protectora de la "Propiedad Intelectual" cobre a los demás por compartir tus contenidos aunque tú no quieras y uses licencias sin ánimo de lucro), sino que va a provocar que las empresas internacionales que sí manejan Internet completamente cierren sus puertas, se muden a otros países o siquiera se planteen abrir en España. Será uno de los pocos países desarrollados, por no decir el único, que se va a quedar completamente aislado de Internet. Ya hemos vivido situaciones similares antes y hemos salido de ellas. Internet moverá sus hilos y hará que éstos zingüangos deshagan todo el mal que han hecho y se traguen sus palabras.

Para explicar el título de ésta crítica, voy a desglosar una a una las partes que lo componen:
  • ¿Ley?: Según la RAE, la ley es un "Precepto dictado por la autoridad competente, en que se manda o prohíbe algo en consonancia con la justicia y para el bien de los gobernados". Entonces me pregunto: ¿Es acaso justa esta reforma y, por tanto, ésta "ley"? ¿Hace siquiera algún bien a los gobernados? ¿Importa acaso al Gobierno el bien de su pueblo?
  • ¿Propiedad?: Los contenidos que supuestamente intenta proteger de la "piratería" no son suyos siquiera. Además, normalmente los únicos que suelen estar de acuerdo con éste tipo de medidas son las asociaciones de Derechos de Autor chupópteras como la SGAE (sí, esos que querían cobrar a las peluquerías por poner música en la radio) y un par de cantantes allegados a éstas asociaciones. ¿Pretenden, entonces, proteger de verdad las creaciones artísticas de los autores o simplemente buscan formas de limitar el acceso al arte y la cultura mediante el miedo con multas astronómicas?
  • ¿Intelectual?: ¿De verdad es inteligente espantar a las empresas que favorecen la ya maltrecha economía española (a causa de los mismos que hacen ésta ley, nada más y nada menos) estableciendo sedes y haciendo negocios en suelo patrio? Es más, y quitando el hecho de que no entienden un carajo de tecnología e internet, ¿hay alguno de ustedes, señores del PP, que tenga verdadera visión de futuro? Si hay algo que no se puede decir de ustedes, es que son inteligentes.
Para concluir, me gustaría mandar un mensaje. Señores políticos españoles: Ni siquiera saben robar bien, ¿por qué coño meten las manos donde no saben? Ni siquiera voy a poner el ejemplo de Holanda y su Ley de Neutralidad en la Red porque ya está bastante claro que ustedes no miran por el bien del pueblo. Vuelvan a sus asilos a hacer cosas de viejos fachas (qué sé yo, añorar los viejos tiempos en los que fusilaban a los de izquierdas al grito de "Rojos mariquitas judeo-masones", pegarle a sus mujeres porque la sopa estaba fría, manipular la mente de sus hijos haciéndoles creer que son mejores que nadie mediante la continua concesión de caprichos y lujos que no se han ganado...) y déjense de romper lo que ya está roto. Antes de legislar sobre un tema en concreto, aprendan de lo que van a hablar. Yo diría más: Terminen los estudios más que sea, pues me juego los pelos de la nariz a que más de uno no terminó la secundaria y están ahí metidos por enchufe. Créanme, al menos sabrían qué coño están haciendo.

Pues ésto ha sido todo por este mes. Les invito a debatir, ya sea en la caja de comentarios o en Facebook (Incluso Twitter, si me apuras) sobre éste tema. A principios del próximo año tendrán la Crítica del Año 2014, con todas las mierdas que recuerdo del mismo. Hasta entonces, les ruego disfruten de lo ya hecho.

¡Hasta la próxima!

lunes, 22 de diciembre de 2014

The Voice Of Lyrics Nº 31: Preguntas en el aire

Hoy, no sé por qué, me siento nervioso y, además, angustiado. Puede que sea el hecho de que finalmente salí un día que iba a estar dedicado completamente a mi descanso personal tras varios días locos fuera de mi casa. Puede que sea porque he confirmado uno de mis mayores temores que creí que no eran ciertos durante el resto de éste año, y es que he perdido un par de facultades y habilidades importantes que antes tenía más que entrenadas. Puede que sea porque no me siento del todo feliz en la carrera que me encuentro ahora estudiando y quisiera poder pasar más tiempo leyendo y escribiendo para así poder sacar el guionista de cómics que llevo dentro. Las dudas me rodean y hoy me hacen sentir inseguro, impotente, pequeño. ¿Alguna vez he llegado a ser la persona que creo ser, o todo ha sido una simple mascarada de mi subconsciente? ¿Soy una persona que puede aportar algo nuevo, algo más al mundo o soy sólo una maldita hormiga más? ¿Es normal que, de buenas a primera, me entre una crisis así? No tengo ni idea, y por eso hoy quiero escribirle al mundo, en busca del consuelo que me ha ofrecido la escritura desde que tengo uso de razón. En serio, no sé qué haría sin ella.

19 años. 19 navidades de las que he sido testigo, ya sea activo o pasivo. ¿Es cierto acaso eso de que tiempos pretéritos siempre fueron mejores? Yo diría que no y me atrevería a afirmar que en éstas navidades soy mejor persona de la que lo fui en el 2013, pero no estoy seguro. Cuando era pequeño, esperaba éstas fechas con nerviosismo, ilusión y cariño, pues podía ver reunida a toda mi familia, tanto materna como paterna, durante éstas fechas. Ahora, sin embargo, y quitando el fallecimiento de mi abuela que tuvo lugar éste mismo año (Ninita, desde aquí te mando un grandísimo abrazo), las familias están distintas, más  cambiadas, diferentes... Y rotas en algunos casos. ¿De verdad ha cambiado todo durante estos años, o simplemente estoy viendo las cosas como siempre fueron? ¿Es el hecho de crecer y madurar lo que hace que el mundo se vuelva más sucio y oscuro? Además, creo que me estoy atontando, embotando, como si mi inteligencia, antaño grande, estuviera siendo moldeada y recortada por terceras manos. ¿Es el sistema, con su método de manipulación de masas mediante el martilleo constante y el agotamiento de la psique humana, o soy yo que, al pasar de los años, me insensibilizo con respecto a los problemas del mundo y, por tanto, pierdo el interés por ellos? ¿Está mi potencial siendo desperdiciado o es que nunca lo tuve? Otra cosa que bien puede preocuparme es el amor. No se equivoquen, no me preocupa la falta de él, sino que, cuando de verdad me fijo en alguien, no sé qué hacer, y parece que todo lo que hago sale mal. De hecho, siempre he sido una persona que ha fallado en que no ha sabido actuar y que o se pasa o se queda corta. Ahora que estoy empezando a descubrir a una persona que me llama mucho la atención. ¿La cagaré si se lo digo? ¿Influirá el hecho de que tiene novio? ¿Tengo siquiera alguna posibilidad? Si el mundo me está mandando señales, que las diga más claro, pues no tengo ni puta idea de qué mierda está diciéndome.

Bueno, lo que quiero decir con toda ésta marabunta de preguntas y dudas internas escritas ahí es que Forelli aquí presente necesita reflexionar. Intentar buscar un camino para dirigir su vida y no para que se la dirijan. Intentar perfeccionar esas habilidades que ahora se me dan bien y volver a reforzar aquellas que han mermado por su desuso. Tomar las cosas con más calma e ir poco a poco. Sencilla y llanamente, tengo que volver a poner las cosas en su sitio, y espero que en 2015, con 20 años de existencia, pueda llevar un poco mejor éste caos autodestructivo que es la vida.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Entradillas Forellianas Nº 25: Y otro año más llega a su fin

Hoy ha sido mi último día de clase del año. Y la verdad, debería estar alegre. Ya saben, ya no tengo clase, llega la Navidad, tiempos de estar con la familia... Y no se confundan, no voy a decir nada sobre la Navidad y lo que en realidad es (creo que ya todos sabemos suficiente sobre eso). Lo que de verdad me inquieta (que no me hace infeliz ni mucho menos, pero me inquieta) es mi futuro. ¿Terminaré ésta carrera? No estoy seguro, pero no es lo que yo de verdad me esperaba, además de que no me está ayudando en nada para mi verdadera vocación, que es la escritura. Además, me estoy encontrando con algunos escollos que podrían truncar mi estancia en la carrera. Para no marearles con palabrería, les digo que en el caso de suspender alguna en Julio y/o que no me concedan beca este año, me veré obligado a dejarlo. Si, me gustaría terminarla, pero no lo lamentaré en caso de no hacerlo. Es más, creo que me sentaría bien para poder centrarme en Pandeimos y empezar a escribir y producir bien de una puta vez.

Éste blog está siendo testigo de cómo los estudios me impiden (y seguirán impidiendo incluso en vacaciones, pues toca estudiar para los exámenes) escribir más a menudo en él. Sin embargo, no tienen por qué preocuparse: Pronto les traeré la Crítica de Diciembre y, para cerrar el ciclo, la Crítica del Año 2014. ¿Cómo será este año en comparación con el pasado? Sólo la magia de la escritura sabe... Sin embargo, quiero pedir de nuevo disculpas por no poder traerles todo el material que quisiera y que, además, la gente ya no tiene tiempo para pararse a leer el blog (se nota bastante en las visitas de las entradas nuevas, aunque agradezco de corazón a esos 20 que siempre me leen). Ésto no va a impedir que siga escribiendo, pero sólo pido mucha paciencia y que, siempre que tenga un hueco, volverán a ver una de ésas entradas tan llenas de crítica, pasíon y verdad que tanto me gusta hacer y también nuevos programas de radio (gracias, Jacobo, por darme a mostrar que hay gente a la que le mola Radio Forellia). Esperemos que 2015 sea un año más productivo. Y si no, ¡que le den! ¡Alegría p'a todos, que la vida son dos días!

viernes, 12 de diciembre de 2014

The Voice Of Lyrics Nº 30: Que le den al puto Carpe Diem

Hoy quiero escribir... Quiero, pero me siento incapaz, por algún motivo. Me he escapado de clase con dolor de cabeza y sensación de estrés. Por algún motivo empezaba a sentirme mal, solo, agobiado, cómo si estuviese encerrado en una caja que poco a poco se hacía más pequeña y me aprisionaba en una suerte de ataúd digno de los mejores relatos de emparedamiento de Edgar Allan Poe. Necesitaba salir y respirar el aire que, aunque viciado y lleno de toda la oscuridad y antipatía que puede cargar el ambiente en una pequeña ciudad como Las Palmas, necesitaba y ansiaba tanto mi cuerpo. Ya sentado en la plaza, quiero escribir... Quiero, pero no puedo.

Mi creatividad llora en una esquina, herida, desconsolada, destrozada. Desde que empecé a estudiar la carrera, lleva siendo apaleada día a día por la rutina, el sistema y el transporte. Intento estar un ratito con ella en cuánto puedo, visitarla, cuidarla para que no se sienta sola y se recupere, pero es imposible cuando tengo que estar concentrado en otras cosas obligatoriamente... Me parte el alma como un camión parte los huesos de una rata cuando la aplasta, pero... ¿Puedo hacer algo? Espero poder hacerlo, pero no sé... 

No obstante, creo que no todo se debe a factores externos. Mi obsesión con hacer las historias perfectas, bien atadas, cerradas y sujetas hacen que me coma mucho la cabeza, incumplendo con el pilar más esencial para la escritura creativa: Pasarlo bien y disfrutar mientras creas esos mundos, personajes, historias... La verdad es que sí, el estar ocupado cuenta, pero yo también debería aprender a parar un poco el pie, detenerme, relajarme y disfrutar del momento. Que le den por culo al puto Carpe Diem, la vida no puede ser vivida si vas corriendo por ella como una loca que cree que puede volar por ponerse una compresa con alas. Hay que ir tranquilito, dejar que todo fluya y procurar ser mejor persona cada día. Y la verdad es que debería recordarlo y llevarlo a cabo, aunque el sistema haga todo lo que está en su pútrida, corrupta y quebradiza mano para impedirlo.

En definitiva, que aquí sentado, rodeado de la relativa paz que me puede ofrecer el centro de una capital metropolitana, miro apesadumbrado hacia alrededor y sigo mi camino de vuelta a la Universidad, ese sitio responsable del deplorable estado de salud de mi creatividad. Hijos míos, espero terminarlos algún día. Con alguno que otro he avanzado, pero en general los tengo abandonadillos. Tengan paciencia.

Pues eso, que le den al puto Carpe Diem de la polla. Y de paso, a Bécquer. Sí, me meto con él por la puta cara, pero lo odio. No más que a Rob Liefeld, pero casi. Que le den y mucho.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Mi Top 5 de... Series animadas

Pues voy a aprovechar que hoy me estoy tomando un respiro para proseguir y partirme los cuernos en éstas dos últimas semanas de clase para llevar a cabo una nueva idea que me ha estado rondando la cabeza. Si bien es cierto que tengo una sección en la que hablo sobre qué me parece tal o cual personaje u otra para analizar obras determinadas con detenimiento, me he dado cuenta de que no tengo una en la que pueda comparar cosas que me parezcan mejor o peor o, simplemente, dar a conocer mi opinión al mundo de una forma más general y menos condensada. Para empezar con ésto, he decidido hablar de un tema que, si bien se ha puesto de moda debido a la sobreexplotación de publicidad y merchandising que ha sufrido Hora de Aventuras mayoritariamente y otras series con la misma formula en menor grado, ha suscitado en mí un interés curioso: Las series de animación. Creo que todos en nuestra infancia hemos disfrutado de ellas y que luego, por A o por B, terminamos disfrutando algunas siendo mayores igual o incluso más que cuando éramos pequeños. Y como yo soy uno de ellos (y puede que muchos de los que se encuentran entre el público también) me gustaría compartir mis series favoritas con ustedes:

martes, 2 de diciembre de 2014

Entradillas Forellianas Nº 24: Recuerdos del pasado

Hoy me dirigía a Gáldar en guagua, como todos los días de lunes a jueves desde que empecé la Universidad. Como casi siempre, saqué de mi mochila Choque de Reyes, el segundo libro de la saga de Canción de Hielo y Fuego (o Juego de Tronos para los que sean más seriéfilos) y me dispuse a leer. Llegando a la altura de Guía, terminé el capítulo que me estaba leyendo y guardé el libro. Entonces, por algún motivo que desconozco, me acordé de Carolina. ¿Que quién es Carolina? No es ninguna novia nueva o nada por el estilo (Es más, llevo soltero un buen tiempo). Esa mujer fue ni más ni menos que mi profesora de inglés durante 2º de ESO. ¿Y cómo puede ser que me acordara de ella y no de otra profesora cualquiera? Pues, a decir verdad, no tengo ni puta idea, pero si es cierto que le guardo mucho cariño. La verdad, es que siempre le caí bien. No exageraría si afirmase que era el mejor alumno de inglés de la clase, pero la verdad es que no creo que lo fuese. Sin embargo, creo que ella pensaba así y siempre hubo buen rollo entre nosotros dos.

 Es más, recuerdo que ese año teníamos un libro de lectura que mandó que nos repasaramos un poco para cuando volviéramos a las clases. No creo que llegara a leerlo entero, pero sí es cierto que algo miré. Justo cuando volvimos de vacaciones, la señorita se dispuso a preguntar a toda la clase sobre qué había pasado en la historia hasta el momento. Como fui el único de que contestó (y varias veces), decretó ahí mismo que ya de por sí tenía un 10 en el examen del libro, sacara la nota que sacara en el examen realmente. Llegué incluso a cenar con ella dos veces: una en la entrega de premios del Certamen Literario de Global (Pues por cuestiones especiales que aquí no caben tuve que ir con dos profesores y dos familiares, y ella fue una de las asistentes) y otra al final de ese año lectivo en la cena que se organizó por el Premio al Mejor Expediente (Esos alumnos que obtienen más de un 90 al sumar las notas de todas las asignaturas). La verdad es que era joven, simpática y bastante guapa. Desde que pasé a 3º de ESO no he vuelto a saber de ella y, por cosas de la vida, la recuerdo 5-6 años después. La verdad es que me gustaría verla y ver qué ha sido de su vida... Y quien sabe qué más cae...

miércoles, 26 de noviembre de 2014

La Crítica del Mes (Noviembre 2014): Los gráficos y la recaudación no lo son todo

A pesar de que no soy, no me considero y no busco en ningún momento ser lo que a día de hoy se denomina gamer (esos para los que los videojuegos son su pasión en la vida o, de forma más peyorativa, esos que, tengan la edad que tengan, son unos niños rata que escuchan dubestepe y juegan al Minecraft y al Caleduti) sí es cierto que disfruto mucho de jugar a videojuegos. Puede que menos que antes porque no tengo suficiente tiempo o estoy ocupado con otras actividades, pero no te puedo negar que no me guste coger un buen juego y ponerme a jugar. Es más, últimamente he jugado a juegos de todas las épocas (80, 90, 2000 y actuales) y he podido notar varias cosas... Cosas que me traen a escribir ésta crítica que están leyendo ahora mismo.

He podido notar que, a día de hoy, la mayoría de las compañías se esfuerzan en meterle graficos supermegaultragiga HacheDé a sus juegos, descuidando la jugabilidad, la historia y los detalles entre otros aspectos. Y la verdad, me fastidia. ¿Por qué? Porque de nada sirve que algo sea bello por fuera si luego por dentro no funciona. Voy a moverme a otro campo para poner un ejemplo que podamos entender todos: El cine. ¿No se han fijado que ahora las películas son todo CGI y actores de bonita cara pero pobres habilidades interpretativas y con unos guiones que podría haber escrito un mono con cáncer cerebral? Pues con los videojuegos viene a pasar algo parecido. Y si bien el séptimo arte es más viejo que los videojuegos y ha aportado muchas maravillas a lo largo de sus mas de 100 años de existencia, los otros, en cosa de 40 años nos han obsequiado con juegos dignos de pasar al recuerdo por su imaginería, su jugabilidad, su innovación y su habilidad para hacérnoslo pasar bien a la par que enseñarnos algo (por muy nimio que sea).

Puedo poner bastantes ejemplos: tenemos el Punch-Out! y la saga Super Mario en NES; el Super Metroid y el cuarto juego de las Tortugas Ninja en SNES; el primer Sonic, Comix Zone y la saga del Shinobi en Sega Genesis; Crash Bandicoot, Medievil y la saga Tekken en PSX... Y podría seguir diciendo juegos de una u otra consola, tanto antigua como nueva, hasta el mes que viene... Y eso si no tenemos en cuenta los juegos de PC. Sin embargo, todos los que he mencionado arriba son juegos que, bien teniendo unos gráficos en 2D o teniendo un 3D bastante basto, explotaron al máximo todo el potencial que su consola podía ofrecer con una jugabilidad sencilla y/o cómoda, un estilo propio y una elaboración dura pero que se hizo con un cariño que se nota con sólo encender la consola (o emulador en éste caso). Entonces, ¿cómo es posible que ahora nos veamos en medio de una industria videojueguil que se centra exclusivamente en franquicias, gráficos y cuarenta mil DLC's para sacarle los cuartos al jugador medio?

Pues si lo piensan un poco, la respuesta les vendrá sola: ya no se ve al videojuego como un arte donde se pueden transmitir miles de cosas mediante la interacción y la inmersión del jugador dentro del mismo, sino como una máquina de hacer dinero. Ya no importan las sensaciones o el criterio de los jugadores, sólo sus carteras. Nos venden día a día juegos que prometen la luna pero se quedan a medio camino o, incluso, no llegan a despegar. A veces, se usan licencias de cómics, películas o cualquier otro producto derivado para hacer juegos que venderán más por su nombre que por el juego en sí. En otros casos, cogen una saga exitosa y lo explotan hasta la saciedad, convirtiendo una buena idea en un simple producto de comida rápida videojueguil. ¿Quiere decir ésto que todo videojuego actual es malo? No, ni mucho menos. Es más, voy a poner varios ejemplos para que ustedes investiguen por si mismos: Portal y Portal 2, The Legend of Grimrock, Jet Gunner, Broforce, Heavy Rain, Volgarr The Viking, Infamous 1 y 2... Vale, la mayoría son independientes y de PC, pero eso no quita que haya juegos grandes bastante buenos tanto en consola como en PC.

A fin de cuentas, mi mensaje para la industria del videojuego es el siguiente: Ustedes que se quejan de la piratería, de que pierden dinero y que ésto les perjudica mucho a la hora de hacer juegos... Yo no puedo creerme semejantes sandeces cuando ustedes están nadando en piscinas llenas de billetes. Es más, ¿no será que han minado tanto la confianza del jugador que prefieren catar el producto antes de comprarlo para no ser víctima de mas sablazos de ustedes? Además, ¿tanto les cuesta meter todo lo que quieren meter dentro del juego y dejarse de contenidos descargables y gilipolleces? En mi época, las cosas se desbloqueaban y no se compraban. Párense a pensar un poquitín: Si ustedes se dejasen de subnormalidades y aprovecharan todo lo que pueden ofrecer las consolas y los juegos, además de hacerlo pensando en el jugador y no en la cartera, obtendrían muchos más ingresos de los que tienen ahora y, además, la piratería bajaría una pasada. Pero bueno, no puedo hacer nada si lo que prefieren es suicidarse y enterrarse ustedes mismos bajo una enorme manta de mierda.

Esta Crítica va dedicada a Terra, quien me propuso éste tema hará un par de meses. Tío, siento que no sea tan buena como las otras y haberla sacado tan tarde, pero la universidad me drena las energías y el tiempo que esta entrada y todo el blog merece. Sin embargo, espero que te guste la entrada y encuentres entre los juegos que he nombrado algo que te interese.

¡Hasta la próxima!

lunes, 17 de noviembre de 2014

Forelli Analiza Nº 6: Daredevil: Born Again

Lo que voy a analizar a continuación, si bien tiene pinta de ser una película de ésas que ves un domingo después de comer para matar el rato porque no tienes nada mejor que hacer, es en realidad un cómic. Para más información, añadiría que es un arco argumental de un famoso personaje de Marvel llevado a cabo por uno de los guionistas más renombrados del medio y un dibujante cuyo nombre quedará para siempre en el recuerdo de los fans gracias a éste cómic en 1986. Como bien reza el título, hablamos de mi abogado favorito, uno ciego y católico... Si, señores, hablo de Daredevil. Sin embargo, me veo en la ardua tarea de ponerles al corriente de lo que sucedía en el momento de la publicación de ésta historia con el personaje en pocas palabras, así que lo voy a intentar:

Daredevil fue creado por Stan Lee y Bill Everett en 1964 como una especie de Spider-Man ciego, adulto y con trabajo. Por éstas mismas causas, los lectores de la época (chiquillos de 10-14 años a los que les estaba empezando a salir pelos sobre el labio superior) no lograron conectar con él, llevando al personaje a dar tumbos de aquí a allá intentando subir un poco las ventas. No sería hasta 1979 cuando aparece en el panorama un jovencísimo Frank Miller y lo ponen como dibujante regular de la colección y, más tarde, guionista completo, salvando la colección de una flagrante cancelación y dándole un nuevo enfoque más adulto y oscuro. Si bien Daredevil era un héroe alegre y feliz que tenía un sinfín de aventuras aquí y allá, ahora era un vigilante atormentado y que poco a poco veía su cordura dañada por una serie de pérdidas personales, además de centrar toda su atención en los rincones más oscuros de Nueva York. Miller dejaría la colección en Febrero de 1983 para realizar otros proyectos con DC Cómics. No obstante, volvería una vez más en 1986 y conocería allí a David Mazzuchelli, con quien finalmente haría lo que hasta hoy se conoce como una de las mejores historias jamás contadas dentro del noveno arte...

jueves, 13 de noviembre de 2014

Entradillas Forellianas Nº 23: De trabajos va la cosa

Y no, no es que La Cosa ande entregando ensayos por la Universidad. Es que hoy, por fin, he entregado a mi profesor de Historia Cultural de EEUU un ensayo de más o menos 1000 palabras. Hasta aquí, todo normal. La cosa es que mi trabajo iba sobre el Capitán América. "Forelli, es que tenías que ser tú..." ¿Y quién si no iba a hacerlo? Le pregunté a mi profesor si le parecía un buen tema para mi trabajo y me dio su visto bueno. La verdad es que no recuerdo haber hecho un trabajo con tanto amor y tanta ilusión en mi vida desde la charla sobre Spider-Man que dí en Elche hace año y medio. Aunque si les soy sincero, ésto ha hecho que me acuerde del que iba a ser en principio el tema de dicha charla y que espero poder llevar a cabo en un futuro. Es más, me gustaría que el final de mis estudios y el principio de mi carrera como escritor de cómics sea de mano de éste tema: La religión en el cómic de Superhéroes.

Y es que es un tema que me llama la atención, me apasiona y creo que hace mucho más rico el mundo del cómic. Voy a ponerles un ejemplo que, sin ser de los más evidentes, encierra un significado bastante profundo: La Cosa de los Cuatro Fantásticos. ¿Ustedes sabían que es judío? Me imagino que algún que otro lector sí, pero creo que la gran parte de mis lectores no conocían este detalle. ¿No les recuerda a la leyenda judía del Golem, ese ser grande, violento y autómata hecho de barro que ejecuta las órdenes que se le den de forma sistemática y al pie de la letra pero que, al fin y al cabo, era un protector del pueblo judío? Teniendo en cuenta que Ben Grimm es un ser hecho de piedra, enorme, a veces torpe y bastante basto (fue criado en la calle Yancy, una de las más problemáticas de Nueva York) que también hace las cosas a lo bruto´pero que siempre tiene buenas intenciones, se puede ver claramente. Además, recordemos que es una persona torturada por no poder tener una vida normal como los demás y porque la gente, en cierto modo, le teme... Al igual que con el Golem. Para entender más al personaje, recomiendo que se lean Fantastic Four Vol. 3 #56. Ahí verán, aparte de su confirmado judaísmo (aunque no lo practica), la vida que tuvo el personaje en la calle Yancy antes de ser la famosa cosa. Y como acabo de decir, ésto y mucho más puede sacarse a relucir bien si se mira con atención y se investiga un poco. ¿Qué les parece?

jueves, 30 de octubre de 2014

Entradillas Forellianas Nº 22: Por qué me gustan los cómics

Ésta pregunta es algo que, a pesar de ser tan evidente y que normalmente hacemos a los demás, pero no a nosotros mismos: ¿Por qué nos gusta lo que más nos gusta en el mundo? Me sé de personas allegadas a mí que realmente lo tienen claro y presente, pero hay otros que no, que ni siquiera se molestan en plantearse ni qué van a comer dentro de dos horas. En mi caso, los cómics son lo que realmente me apasiona. Desde pequeño siempre he sido de leer, y recuerdo que empecé leyendo cosas como Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape o Spider-Man cuando tendría, quizás, entre 8 y 10 años. No creo que sea simple coincidencia que hoy día, a mis 19 años, me encante tanto como el primer día. Sí, de acuerdo, hubo un tiempo en el que lo dejé de lado por el Wrestling y tal, pero ése tiempo de ausencia no hizo más que enseñarme que mi verdadero amor es el llamado extraoficialmente noveno arte.

Me encanta porque es, además de entretenimiento, una vía muy divertida para contar historias, aportarnos un poco de filosofía y enseñarnos lecciones vitales. De Saint Walker aprendí que, pasase lo que pasase, no debo perder la esperanza y que no debía preocuparme, pues "Todo irá bien"; de Superman aprendí que el superhombre (como bien lo definió Nietzsche en su momento) es aquél que tira a la basura los valores inservibles y anticuados y tiene el valor y la voluntad de crear los suyos propios; de DareDevil aprendí que no importa cuánto haga la vida para ponerte la zancadilla, no importa cuántas desgracias vivas y no importa cuánta gente hay en el mundo intentando hundirte... Porque en nosotros reside lo más vital para vivir felices: poner una sonrisa bien grande, transmitir buenas energías y, sobre todo, ser uno mismo; los X-Men me enseñaron que la sociedad es una estúpida por temer algo que no sólo no se molestan por comprender, sino que no tiene por qué ser malo; Lobezno me enseñó una técnica sexual bastante buena... Y podría poner muchísimos más ejemplos, pero entonces ésto pasaría de ser una "Entradilla" a una "Entradota", y no es el caso. Les invito a que, en los comentarios, reflexionen sobre qué es lo que más les gusta en el mundo y por qué. ¡Nos veremos por ahí!

jueves, 23 de octubre de 2014

The Voice Of Lyrics Nº 29: Carta a Dios (O a quien coño sea)

A cualquier ser supremo, ente galáctico o fuerza sideral que rija el universo (en caso de que existas):

Soy un ser humano de los miles de millones que habitan este planeta. Te escribo desde Gran Canaria, una isla perteneciente al archipiélago canario, uno de los más explotados, colonizados e infravalorados del primer mundo. No estoy seguro de que existas. Por tanto, si estás leyendo ésto, es porque existes. Si no, tampoco se pierde nada. Al menos me paso un buen rato filosofando y escribiendo, actividades que me gozo bastante en solitario y muchísimo más si practico ambas al mismo tiempo. Aclarado ésto, empiezo la carta.

Muchas veces tengo dudas sobre tí. Una de ellas es, como ya habrás podido ver, si existes o no. Los Homo Sapiens se han estado matando entre ellos durante mucho tiempo (e incluso a día de hoy siguen haciéndolo) por si existes o no y de parte de qué gente estás. Las opiniones al respecto están bastante divididas: Unos dicen que existes y te llamas Dios, o Jesucristo, o Yavé, o Alá. Otros dicen que no existes pero en realidad lo que hacen es tratarte como a un concepto y no como a un ser (por cierto, te llaman Ciencia). No voy a marearte con los matices y variaciones que hay de uno u otro bando porque no tengo tiempo para eso y no creo que sea totalmente necesario para expresar lo que quiero en ésta carta que, si existes, supongo que estarás leyendo por un casual. La cuestión es la siguiente: Soy demasiado grande y retorcido para creer en unos estafadores sin escrúpulos que matan, roban y violan en tu nombre desde hace milenios, pero también pienso que éste mundo está lleno de posibilidades y que todo es posible, por muy descabellado que pueda parecer. Por tanto no se puede decir que crea en tí (o ustedes, pues pueden ser más de uno), pero tampoco que no lo haga. Es así, por tanto, que mucha gente puede llamarme agnóstico, aunque yo personalmente no me hago llamar tal cosa. Simplemente pienso que es absurdo que la gente se mate en guerras sin sentido por algo de lo que no están seguros siquiera.

Deja que te haga una pregunta: Si de verdad existes... ¿Por qué dejas que pasen ésas cosas? ¿Por qué dejas que manchen tu nombre y tu legado por un puñado de dólares? No sé yo, pero si nos creaste, supongo que tienes que tener algo de sentimiento paternal. Una vez escuché una interesante teoría que se supone que responde a lo que te estoy preguntando: decía que Dios nos dejaba que cometiéramos fallos para que nosotros mismos aprendiéramos de ellos, como un padre que deja que su hijo se pegue de hostias con el Skate para que así aprenda a montarlo. Eso está bien cuando sabes que el niño es listo y aprenderá solo, pero no cuando el niño es tan retrasado que se está matando a sí mismo cada vez que intenta subirse al Sancheski. La cosa es... ¿No crees que ya es hora de, más que sea, mostrarte para acabar con todos esos problemas? ¿O es que acaso disfrutas con el dolor, la guerra y el sufrimiento? O peor aún, ¿no te importa un carajo lo que hagan tus creaciones? La verdad, yo preferiría creer que no eres tan capullo, pues decepcionarías a mucha gente. A mí ya ves, me la viene a traer un poco al pairo, pero gente que de verdad cree en tí empezaría a hacer cosas malas como matar a una persona, descuartizarla y violar lo que quede del cadaver. Quizás a tí te dé igual, pero a los que vivimos aquí abajo nos supondría una molestia bien gorda.

Si bien no puedo estar seguro de tu existencia, lo estoy al cien por cien de que no creo en ninguna Iglesia. Al menos, en ninguna donde los principios originales de respeto al prójimo han sido violadas hasta el punto de convertirse en xenofobia, homofobia y demás eufemismos que usamos aquí para referirnos a los ignorantes que no son capaces de respetar para ser respetados. No puedo apoyar a una supuesta agrupación espiritual sin ánimo de lucro que posea tantas riquezas y que no sea capaz de donar nada mientras le va diciendo a los creyentes que han de ser solidarios con los que menos tienen. Y como sé perfectamente que una figura puede malinterpretarse sin que el autor de la misma tenga culpa alguna (véase el Übermensch de Nietzsche y la posterior interpretación que hicieron los nazis para justificar su odio a todo aquél que no fuera de la raza aria), creo que puede existir un dios y puedo, a su vez, pasar olímpicamente de sus "supuestos" representantes. Es por eso que no me he cegado como han hecho muchos de los ateos a "no creer" y menos bajo el pretexto de que la Iglesia hace tal cosa o piensan de X forma, porque los ateos tambien pueden hacer eso sin estar sujetos a ningún credo o dogma religioso.

A lo que quiero llegar es a lo siguiente: Es posible que existas al igual que existe el ser humano, el águila calva o Sardina. Es posible, también, que no existas al igual que un policía hippie o la unidad de España. Si no hay pruebas físicas de tu existencia más que tu aparición en libros y películas al igual que con Superman o Sinestro, es muy lógico deducir que eres un personaje ficticio. Sin embargo, éste mundo ha probado ser bastante caprichoso y dado a las sorpresas. Por ello pienso que no hay que dar absolutamente nada por descartado, pero tampoco hacernos ilusiones. Aunque, pensándolo un poco, si yo fuera un Dios y veo que mi creación ha ido tan mal, intentaría hacer algo al respecto, pero bueno... No todos somos iguales, e imagino que tú serás distinto a mí. Sólo espero que, si lees esto, sepas que hay gente que se está muriendo por tu culpa y que alguien que permite eso durante tanto tiempo se merece todo el sudor que proviene de mis cojones.

Un saludo,

Marco Antonio Di Forelli

miércoles, 22 de octubre de 2014

Para todos los que lo están pasando mal...

Mucha gente tiene grandes pesares en su interior. Mucha gente se odia a sí misma y pasan los días y los meses echándose la culpa a sí mismos de cómo se sienten. Mucha gente piensa que la vida sólo es oscuridad y sufrimiento. Algunos, incluso, llegan a tocar el fondo del abismo, haciendo tambalear seriamente la cordura y la salud física de cada uno. ¿Que cómo sé eso? Pues verán ustedes...

Hace unos 3 años o así, Forelli no existía. Sólo había un niño con problemas llamado Marcos Suárez Hernández que nunca había tenido paz alguna en su vida. De hecho, era un niño que tenía ciertos problemas... Y el hecho de que no se le entendía agravó bastante el asunto. Una madre que no podía más y un padre que jamás supo comprenderle agravaron más el asunto. Llegados a cierto punto, Marcos se "enamoró" de una persona... Persona que tiene la misma madurez que un zapato aún a día de hoy. Lo que sentía por esa persona y los juegos mentales a los que me sometía hicieron que, lentamente, fuera descendiendo a los infiernos de mi mente. El odio a sí mismo por saber que jamás podría conseguirla, la frustración de saber que la chica dejó de verle igual aunque nunca llegó a pedirle salir, la pena por haber destrozado lo que hasta entonces había sido una larga relación de amistad, el sufrimiento por no decirle absolutamente nada a su familia porque no quería que se metieran en mi vida y porque confiaba en las personas equivocadas... Todo eso hacía que cada día se hundiese más en un oscuro vacío en el que me hundía cada vez más... Y más... Y más... Hasta que llegó la ira. No recuerdo haber sentido tanta ira en mi cuerpo nunca en mi vida. Mi pulso estaba por los aires, mi piel se tornaba completamente roja... Pero, al fin y al cabo, seguía estando destrozado por dentro. La ira no arregló absolutamente nada, además de empeorar mi ya maltrecho estado mental. Hasta que llegó el momento en el que, antes de cometer el que hubiese sido el mayor error de mi vida, me pararon y, poco a poco, vi lo que estaba pasando. A partir de ése momento, Forelli nacería e iría creciendo poco a poco. Cometería sus fallos, pero con sólo dos años y poco de vida ya se ha hecho todo un hombre.

Ésta es, a muy grandes rasgos y sin meterme en detalles, la historia de mi caída en el abismo. Cada uno tiene su propia historia. Es por eso que, quizás, peque de generalizar en esta entrada, pero que conste que lo hago para intentar ayudar al mayor número de personas posible. Aquí les dejo, de todo corazón, unos pequeños consejos para quitarse uno esos demonios internos que nos minan la autoestima:
  • No hay nada más importante que tú mismo, así que quiérete. En un mundo lleno de gente que te va a hacer daño sí o sí, en un mundo en el que el individualismo se ha convertido en egocentrismo y en el que la gente siente la asquerosa e impía necesidad de pisotear a los demás para conseguir sus objetivos, necesitas creer en tí mismo para mantenerte en pie.  Éste es uno de los puntos más difíciles, pero es el más importante de todos. Apréciate tal y como eres, y si quieres cambiar algo, que sea para sentirte más a gusto contigo mismo y no con los demás.
    • El odio hacia uno mismo no hace que seas mejor. De hecho, es algo que debes evitar. Es el odio lo que lleva a uno a hundirse en la espiral, y creo que con un simple giro de tuerca el círculo vicioso invertirá su polaridad. Verás cómo la alegría y las cosas buenas vienen cuando empieces a emitir energía positiva.
    • Busca, además, alguna actividad que te haga sentir bien, realizado. Yo tengo mi blog y es cierto que es una experiencia que recomiendo a todos, pero mucha gente no gusta de escribir o no se siente capacitada para ello. Sorprende al mundo con lo que más te guste y con lo que mejor sepas hacer.
  • Echa p'al carajo todo lo que sobre en tu vida. Cualquier persona, acción o circunstancia que no sólo no aporta nada bueno a tu vida, sino que además te la complica sobremanera es porque no merece estar ahí. Sácalo a patadas y verás que las cosas se pondrán mejor, aunque duela un poco al principio.
    • No importa que sea de tu familia o de amigos. Si tanto daño te están haciendo es que no merecen estar ahí. Sé que cuesta, pero verás que lo vas a agradecer. ¡A PATADAS!
  • Vigila bien tus compañías. Siempre van a haber amigos que sólo te quieran por interés y para pasarlo bien, pero sólo uno de verdad estará ahí pase lo que pase. No te digo que dejes a los otros de lado, pero te va a venir bien discernir entre ambos para saber cuánto puedes confiar en ellos. No te vayas de la lengua con los primeros ni te calles con los segundos.
  • Sé tú mismo, desinhíbete. La sociedad no es más que una sarta de prejuicios y mariconadas que rechazan a todo aquel que sea natural. Si los mandas épicamente a tomar por culo, verás que conocerás a personas que de verdad te aprecian por cómo eres y, por tanto, vivirás más feliz tanto con los demás como contigo mismo.
    • Ésto se aplica también a tu aspecto físico y forma de peinar o vestir. Tú y solo tú debes decidir sobre ello, y nadie más. Y al que no le guste, que se te agache a la altura del ano y lo lama hasta que quede limpio como la patena.
No obstante, quiero destacar algo por encima de todo: NO ESTÁN SOLOS. Sé que es muy normal sentirse solos cuando se pasa por una experiencia así, pero muchas veces somos nosotros mismos los que nos alejamos de los demás por diversos motivos (Para no hacerles daño, porque piensas que no te ayudarán en nada... Los motivos pueden ser muchos). No sólo no estás haciéndote ningún bien ni haciéndoselo a los demás, sino todo lo contrario. Lo mejor es contar con una persona que haya pasado por lo mismo para que esté a tu lado y te aconseje. Quizás no te garantice la mejora, pero al menos verás que la carga se va a hacer mucho más ligera.

Para no quitarles más tiempo del que ya les he privado, déjenme resumir todo lo que acabo de decir en unas pocas líneas: ámate, sé tú mismo y manda p'al carajo todo lo que te esté haciendo daño. Puede que lo diga como si pareciese fácil, pero alguien tiene que decírselo. No creo que la manera más adecuada de ayudarles es ponerme en un tono FrankMilleriano a decir que la vida es una mierda y tampoco creo que endulzar las cosas sirva de algo. Así es como yo salí de todo lo que me impedía crecer como persona y creo que todos deberían intentarlo, más que sea. No se rindan bajo ningún concepto, enséñenle al mundo de lo que están hechos y verán cómo esa tristeza se va a tomar por culo.

Espero haberles sido de ayuda.

domingo, 19 de octubre de 2014

Radio Forellia 1x01 y 1x02



Inicio de la nueva etapa de Radio Forellia donde, sin estar sujeto a periodicidad alguna, traigo a un invitado a cada programa para hablar sobre un determinado tema para que éste nos ilumine. En éstos dos programas tenemos a Adrianca contándonos cómo es la experiencia de viajar al extranjero en vacaciones y a Sarman contándonos su historia como culturista y como blogger. ¡Esperemos les guste ésta nueva etapa de Radio Forellia!

Entradillas Forellianas Nº 21: No me entero de nada

Muchos amigos cercanos a mí van a saber que lo que cuento hoy en ésta Entradilla es cien por cien verídico. De hecho, es una característica mía que me representa desde siempre y que, a pesar de que he hecho algún pequeño avance en ése aspecto, reconozco que no tengo el mismo nivel que los demás. Y es que, como bien reza el título de ésta entradilla, me cuesta captar las cosas. Pero no es que sea tonto o que cuando me hablen me entre todo por un oído y me salga por el otro... No, simplemente es que no soy capaz de ver ciertas cosas que el resto de personas sabe percibir facilmente. Cosas que muchos ya las interpretan a través de gestos sin necesitar siquiera de palabra alguna y yo no sólo no soy capaz de verlas, sino que creo que realmente no pasa nada hasta que no me lo dicen.

Vamos a poner un ejemplo: Yo no sé ver cuándo dos personas son pareja hasta que ya la relación está en un punto bastante avanzado. Tampoco soy capaz de darme cuenta de si dos personas están peleadas en una fiesta... Y un sinfín de cosas más. No obstante, me pregunto: ¿Es ésto algo bueno o malo? Siempre vendrá el típico tocapollas sideral que me dirá que por ésto soy un bobo y que soy un iluso...Qué se yo, las típicas gilipolleces de un neurotípico que se cree todas las mierdas que promueve nuestra actual sociedad, pero si me preguntas a mí... Creo que es algo bastante bueno, porque eso hace que jamás sea una chismosa de mierda aunque lo intentase. No soy persona de meterme gratuitamente en la vida de los demás y no necesito de saber de las mismas para rellenar algún hueco que pueda tener la mía, porque directamente no tengo alguno. Cierto que tener ésa habilidad me ahorraría algún que otro malentendido, pero tampoco es algo que lamente. Me alegro de poseer éste seguro anticotilleo incorporado y lástima que muchas otras personas no lo tengan...

Entradillas Forellianas Nº 20: Admiración por Italia

Es un país que, en muchísimos aspectos, se parece a España. Poseen las mismas raíces, sus lenguajes proceden del latín, hay en ambos una fuerte influencia del cristianismo católico, ambos atravesaron una dictadura de derechas militarista... Y un sinfín de paralelismos, parecidos y semejanzas que es bastante lógico que se den en dos países que son prácticamente vecinos. Y la verdad es que más allá de los escabrosos parecidos negativos que pueda tener con nuestra metrópoli (al fin y al cabo, venimos a ser una colonia de España) como pueden ser su auténtica devoción por el fútbol y la enorme cantidad de telebasura que poseen y la simple visión del lugar como un destino turístico de ensueño se esconde un lugar en la que su juventud, su arte y sus ganas por cambiar lo establecido le mean en la boca a sus respectivos españoles.

Para empezar, el cómic allá está muchísimo, pero muchísisisisisimo más extendido que aquí. No sólo porque se atrevan a traer cientos de obras que aquí en España no verían jamás la luz ni por asomo, sino porque también es un nido de creadores en bruto tales como Milo Manara y Hugo Pratt. Sin ir más lejos, recientemente he empezado a leer RanXerox, un cyborg hecho de piezas de impresora amoral y drogadicto que se tira a Lubna, una chica de 12 años también drogadicta y quizás más amoral que su novio, y espero analizarlo pronto. Otra es su enorme cantidad de bandas de Thrash Metal, género que refleja a la juventud que, como yo, está completamente disconforme con las injusticias establecidas y quieren poner su grito en el cielo de forma que se note. Sin ir más lejos, me encantan Alkoholizer y Hyades, siendo de Cerdeña y  Lombardía respectivamente (Tienen temas en el reproductor del blog, recomiendo encarecidamente la escucha de los mismos). Si bien es cierto que en los últimos años el país está pasando por una crisis tremenda y están más o menos en la misma situación que España, me encanta saber que hay un país que con los mismos problemas y el mismo pasado pueda tener una juventud mucho más comprometida y culta... A no ser que me esté equivocando, pero espero que no sea el caso. En fin, que al menos yo creo que me lo pasaría pipa en Italia y me sentiría como en casa... Por no hablar de la belleza de su idioma.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Entradillas Forellianas Nº 19: Dificultades sociales

No hace falta conocerme de toda la vida para saber que soy una persona que, según la sociedad que nos rodea, es bastante rara. Es algo que he podido presenciar durante toda mi vida: en el colegio, en la calle, en el instituto... Algo que, gradualmente, ha dejado de preocuparme y/o importarme con el paso del tiempo. Sin embargo, y ahora que me encuentro de nuevo en la Universidad, me he dado cuenta de una cosa más. Y es que, al estar mi vida siempre centrada en mi Asperger y mis problemas, nunca me paré a pensar en ello realmente. Además, era un simple niño (con bastantes problemas, pero niño) y no me paraba a pensar en éstas cosas, pero uno se hace mayor y se para a pensar... Y efectivamente, me he dado cuenta de una cosa: Me cuesta muchísimo entender a la gente. ¿Por qué? No lo sé a ciencia cierta. Quizás influye tanto el hecho que sea Asperger como que siempre fui un negado para toda convención social que se precie (además, éstos conceptos van de la mano), pero no sabría decir completamente el por qué.

Es decir, siento como si me costara horrores tratar con las personas que no conozco tanto, como es el caso de mi clase en la Universidad. Y ustedes me dirán "Pero Forelli, pero si éste es tu segundo año en la carrera, ¿cómo es que estás empezando a tratar con ellos ahora?" Pues porque me cerré y aferré a los dos compañeros afines que tenía en clase (Néstor y Alejandro, un saludote si me están leyendo) y casi ni me relacioné con el resto de la clase. Ahora que se han ido y me he quitado varios pesos de encima, creo que es hora ya de que conozca a la gente. Es ahí cuando veo que aún se me escapan ciertas cosas. Por ejemplo, a veces no sé distinguir cuándo una persona está bromeando, habla en serio o se está riendo de uno (ésto me pasa con unas pocas personas nada más y con unas mucho más que con otras, pero lo cierto es que frustra una barbaridad). Otras veces siento como que algunos me tratan de forma distinta desde que saben según qué cosas de mí, incluso que algunas me tienen asco...Y bueno, en muchos de los casos o me llevo estupendamente con la gente o no nos cruzamos más que algunas palabras, pero se me hace bastante difícil entender a todas y cada una de las personas con las que trato día a día. Cierto es que cada persona es un mundo y que no siempre es posible compatir con todos, pero... La verdad es que a mí me cuesta muchísimo más que a cualquier otro. No obstante, no me voy a desanimar por eso. Simplemente sigo viviendo, como me diría una compañera, y que las cosas hagan lo que tengan que hacer.

domingo, 12 de octubre de 2014

The Voice Of Lyrics Nº 28: Reflexionando sobre la muerte de un ser querido

Creo que todos hemos meditado sobre éste tema, al menos, una vez en la vida. La mayoría vivimos nuestro día a día sin que nos pase siquiera el tema por la cabeza hasta que, por algún giro de esos que suelen pegar los acontecimientos, una persona cercana a nosotros llega hasta el final de ese duro y escabroso camino que es la vida y nos deja para siempre. Y yo no soy para nada una excepción, y necesito sacar de mi fuero interno los sentimientos que ésta situación en mí provoca. Y como soy un tío bastante extraño y me encuentro solo en éstos momentos, lo haré como mejor sé: Escribiendo.

Hace casi medio año perdí a una persona muy importante. Una persona a la que siempre quise, quiero y querré con toda la fuerza de mi ser. Una persona a la que no veía mucho en los últimos años, pero que siempre me recibió entre sus brazos con todo el amor del mundo y que me dedicaba un amor que me hacía pensar que, de alguna manera, las buenas personas seguían existiendo en el mundo. La noticia, recibida a través de los labios de mi madre mientras yo dormía una mañana de Mayo, sacudió todo mi ser como una descarga eléctrica. Lo primero que se pasó por mi cabeza fue la soledad que a partir de entonces embargaría a su pareja. Tantos años de vida juntos, experiencias y vivencias que llegan a un desgraciado fin. Es lógico que quien note más su ausencia sea la persona que más cerca estaba de ella. El simple hecho de pensarlo me hace sentir como una auténtica mierda. La tristeza del asunto me supera y provoca que una persona como yo, que siempre parece estar fría y distante en ciertos momentos, sienta una pena terrible.

Siempre quedará en mi su recuerdo, su bondad, su alegría y las enseñanzas que me otorgó. Sin embargo, me apena saber que no podré verle más. Debe ser que he llegado a un punto donde, a pesar de mis despistes y defectos, soy más consciente que nunca del mundo que me rodea y siento que uno de los pilares que me hacían creer en el mundo ha desaparecido. Sin embargo, ella nunca habría querido que me rindiese y sé de buena fe que estaba bastante orgulloso de mí. Sobre todo, me enorgullece bastante saber que, antes de morir, estuviese contenta porque me había visto hacía poco y se sentía orgullosa de mí. No puedo fallarle a una persona que siempre tuvo tanta fe en mí... No puedo. Mi forma de ser me impide que le haga semejante feo a su memoria. Y no lo haré, pase lo que pase. Creo que siempre debe quedar en nosotros lo que esa persona ha aportado a nuestras vidas, honrando así su memoria.

Es más, ahora pienso en todas aquellas veces que quise quitarme la vida y pienso la gran tontería que habría sido. Causar tanto dolor y sufrimiento en las personas que quiero por simple egoísmo y gilipollez de uno... Sólo un monstruo desalmado y sin escrúpulos sería capaz de cometer semejante barbaridad, y ése no es mi caso. Siempre hay que creer en uno mismo o, si no, nada funcionará.

Espero que, en caso de que exista una vida después de la muerte, se encuentre en el mejor de los paraísos y que sepa que tanto yo como el resto de la familia no le olvidamos.

Abuela, no tengo más que buenas palabras para tí. Muchas gracias por haber pasado por mi vida y espero volver a verte algún día.

Ahora tengo que seguir adelante y no rendirme nunca, tal y como tú me habrías aconsejado...

viernes, 10 de octubre de 2014

Me siento como si fuese padre

¿Y eso por qué? Como muchos han oído decir de mis labios, éste blog es para mí como un hijo para mí. Hemos crecido juntos, tanto yo con él como él conmigo, con el paso de los años y a base de escribir entradas. Y, de hecho, seguimos ambos creciendo juntos. Pero la cosa no para ahí, no. A todo el mundo le recomiendo abrirse un blog, puesto que es una experiencia muy bonita y que puede ayudar bastante a todo aquél que lo necesite. Hay muchos que no me hacen caso o que dicen que ésto no es lo suyo, pero hay dos personas que, por el momento, han seguido mi consejo y, por tanto, me siento como si fuese el padrino de dichos sitios.

El primero de ellos es Aeterna Delirium, blog perteneciente a mi buena amiga Eresth Holyblade. El sitio está recién construido y sólo ha escrito dos entradas a día de hoy, pero son dos entradas intensas y llenas de un contenido que abrirá los ojos de más de uno y revolverá las tripas de los más sensibles. Una futura promesa a la que convendría dar un pequeño empujón para que pueda ver las estrellas y depurar mucho más su contenido y su forma de llevar las entradas a cabo. El blog en cuestión es éste: http://aeternadelirium.blogspot.com.es/ y espero que se lo gocen tanto como he hecho yo.

El segundo, más reciente pero, a la vez, más antiguo, es el de Rebeca. Hablando con ésta mujer, le hablé sobre éste sitio y, de hecho, lo ha visitado más de una vez, mostrándose encantada con el contenido. Como es costumbre, yo le animé a abrirse el suyo... antes de que me dijera, en secreto, que tenía uno hecho y medio abandonado (ojo, lo digo ahora porque ya no es secreto, el blog acaba de reabrirse). Tras emocionarme al presenciar tal reencuentro madre-hijo (lo siento, es la simbología que los blogs tienen para mí), la animé a que lo reabriese. Hoy ha escrito su primera entrada en 10 meses y me alegro enormemente. El sitio se llama Tal Cual Lo Veo, Tal Cual Lo Reflejo y lo que hace es precisamente eso, reflejar todo lo que ve y expresar lo que piensa sin temer lo que nada ni nadie diga. Asómense por aquí: http://talcualloveotalcualloreflejo.blogspot.com.es/ y verán de lo que les hablo.

Aquí tienen a mis apadrinadas, espero que en un futuro crezcan bastante y lleguen a los niveles a los que hemos llegado todos los miembros de la Comunidad Blogger e incluso más. Eso sí, para ello necesitan de su apoyo. Tómense un poco de tiempo para leer sus entradas, piensen sobre ello, comenten sus opiniones, compartan las entradas con sus conocidos si les gustó... En definitiva, aporten un poco su granito de arena. Ya han visto que, en mi caso, se puede conseguir bastante. Si quieren contenido de calidad, merece la pena estar ahí desde el principio.

Gracias por tomarte tu tiempo en leer esta entrada y espero que éste sea el inicio de un nuevo Baby Boom Bloggero (Y que ustedes se lo gocen como perras).

miércoles, 8 de octubre de 2014

Entradillas Forellianas Nº 18: Sueños de un futuro pasado

Los sueños son un producto de nuestro subconsciente, dónde toda la información que nuestro cerebro posee (la conozcamos o no) empieza a tomar una forma de vivencia o historia muchas veces sin lógica alguna, otras veces desternillante... Pero también, y en ciertos casos, preocupante. De todas maneras, no vengo a enseñarles qué es un sueño. Vengo a hablarles de unos que a veces tengo yo. A veces sueño con escenas cortas en las que me encuentro en primera persona y en los 3 segundos que dura sólo me da para fijarme en ciertos detalles como el lugar, lo que estoy haciendo y las voces que se escuchan de fondo (aunque lo que más información me suele dar son los pensamientos que suelo tener en ése momento y que, muchas veces, termina en una frase diciendo "Coño, ésto lo soñé yo"). Éstos sueños llegaron a preveer que, por ejemplo, mi relación con la pariente de Clara Lago iba a terminarse (y no de una forma buena) o que iba a terminar estudiando en la ULPGC. Sin embargo, sé que le pasa a mucha más gente por lo que me han dicho, pero yo me pregunto... ¿Por qué?

Muchos dirán que el cerebro es tan avanzado que con los datos que posee puede realizar predicciones de futuro... Y no lo niego, pero yo, que soy dado a lanzarme hacia teorías más locas, he creado la mía, que intentaré resumir en éstas líneas: Siempre ha existido la polémica de que el tiempo puede ser cíclico (que, llegados a un punto, la historia vuelva a repetirse desde el principio) o lineal (que no sólo no se repite, sino que en algún momento llegará a su fin). Pues bien, yo tengo la loca idea de que el tiempo no es ni uno ni otro. De hecho, es posible que el tiempo sea un organismo vivo en el que pasado, presente y futuro fluyen a la vez, separado por unas barreras vibratorias que permiten que no se mezclen unas con otras. Físicamente no podemos atravesar éstas barreras, pero psíquicamente sí. Lo que sucede es que sólo podemos atravesarlas inconscientemente en sueños y, al no poseer la fuerza suficiente para estar allí mucho tiempo o el miedo a saber más de lo que se debería sobre el futuro hacen que éstos viajes intertemporales no duren demasiado. No digo que sea cierto, pero... ¿Se imaginan que ésto sea cierto? La forma de ver el tiempo y las posibilidades de interactuar con él cambiarían de una forma acojonante... Como se dice en lengua anglosajona: Food for thought.

viernes, 3 de octubre de 2014

La Crítica del Mes (Octubre 2014): Trastornos subnormalicios

Todo el que me conoce, sabe algo sobre mí que me define desde mi más tierna infancia. Sin embargo, y como sé que en el público hay gente que no me conoce tanto, lo voy a decir de todas maneras: Me encanta comer. Si, ME ENCANTA COMER. ¿Algún problema? "Es que eso no es sano, así te pones gordo y no guardas la figur--" ¡CÁLLATE LA PUTA BOCA! Lo dices como si porque me encante comer estuviese engullendo las 24 horas, coño. Y la verdad, no entiendo esa obsesión insana de infravalorar la comida por el simple hecho de tener un físico "perfecto" que la sociedad ha cogido desde hace un tiempo para aquí... Los causantes son, como no, las empresas y los medios de comunicación con sus putos anuncios de moda, donde nos venden (sobre todo a las mujeres, pero a todos en general) que un cuerpo delgado es un cuerpo perfecto, y que si no lo tienes no eres bella. Que para ser la "reina" de la fiesta debes echarte no se cuántas mierdas en la cara que valen más de lo que gana un español medio en tres meses, debes hacer dietas "milagrosas" elaboradas por revistas con la misma fiabilidad que una escopeta de feria y vestir ropas que, aparte de ser lo más feo que he visto en mi vida junto a Sardina, tienen la talla de un niño de 4 años. Toda esta sarta de mierda y basura que acabo de contar (y otras muchas más) ha originado que la gente ya no se ame a sí misma, que se pierda el respeto a su cuerpo en pro de conseguir lo que la tele nos vende o las tallas que usan las modelos de París.

Pues bien, ésta obsesión colectiva, como todo virus que se precie, ha evolucionado y en muchos casos se manifiesta bajo la máscara de los trastornos alimenticios. Hay muchos que no tienen que ver nada con el tema que estoy abordando como puede ser cualquiera de los existentes trastornos de Pica y hay una gran cantidad de transtornos que se ajustan a nuestro tema, pero que he querido dejar fuera porque son muchos y el tiempo es poco, por lo que me voy a centrar en los dos más famosos: La anorexia y la bulimia.

sábado, 27 de septiembre de 2014

The Voice Of Truth Nº 25: Del racismo y su nulo sentido en la humanidad

Vivimos en un planeta muy grande. No el más grande de la galaxia ni del universo. Mierda, ni siquiera es el más grande de nuestro sistema solar, pero para unos seres tan ridículamente microscópicos hablando a escalas cósmicas como somos nosotros, esta bola de barro y agua es enorme. Sin embargo, no se puede decir que seamos el único planeta con vida inteligente por dos motivos: Nuestra especie hasta el momento aquí presente ha demostrado tener más avaricia que inteligencia y, además, hay una gran cantidad de posibilidades de que realmente haya mucha más vida en el universo de la que creemos, peeeeero como acabo de comentar no hemos hecho contacto con ninguna especie inteligente extraterrestre, por lo que sólo nos tenemos a nosotros mismos (los humanos) para comunicarnos.

Tenemos una asombrosa variedad de las mal llamadas generalmente razas (Pues en esencia todos nosotros somos Homo Sapiens aunque tengamos rasgos, colores de piel y complexiones diferentes, es decir, somos una sola raza) y con ellas cada una aporta sus culturas, comidas típicas, rituales, formas de pensar... Todas ellas respetables y tolerables (no siempre nos van a gustar todas, claro está) siempre que se respeten la libertad y los derechos de los demás (ya sean personas pertenecientes de la propia cultura u otras ajenas a la misma) y no se haga un daño gratuito a los animales. Esto me hace plantearme muchas preguntas, entre ellas la que nos sumerge de lleno en esta nueva edición de VOT: ¿Por qué siempre hay gente que se dedica a odiar a otras razas? ¿Por qué tanto odio, tanto rechazo y tanta mierda? ¿Por qué esa pseudo-necesidad de joder a otros por el simple hecho de no ser como uno?

viernes, 26 de septiembre de 2014

Entradillas Forellianas Nº 17: Amor por las barbas

Bueno, creo que huelga bastante decir que poseo un prominente vello facial, no tanto en la zona del labio superior y los cachetes como en la parte baja de mi cara. Vamos, que tengo una pedazo de barba en ciernes. ¿Y por qué? Pues porque me gusta. Porque desde pequeño siempre quise tener, a la vez que un pelo largo, un buen vello facial. Pero claro, mis padres nunca me dejaron crecer el pelo de pequeño, por lo que aproveché ahora de mayor. ¿Es, entonces, que tienes barba por simple rebeldía? No... Al menos no sólo por eso (aunque lo de tener barbote me ha permitido aumentar el carisma enormemente, he de admitir). La verdad es que mi barba representa, para mí, el tiempo que ha pasado desde que renací como Forelli, como pasé de ser un simple niño a ser la persona que soy hoy, con todos los éxitos y fracasos que haya podido tener por el camino (y mi barba también ha sufrido esos cambios, a decir verdad). Para muestra, les dejo un botón:

Foto de mi DNI (en la época Joshy Pig) y otra en Segundo de Bachillerato. Como verán, entre las dos fotos han pasado un año o así y ya se ve la diferencia en las caras... Y la barba.

Y aquí podemos comporbar como mi excelsa y hermosa barba es una tremenda preciosidad en 2014 y en Segundo de carrera, tras varios palos y un tiempo de reflexión considerable.

Además, tener barba mola. Puedes acariciártela en cualquier lado sin que te digan nada, muchos no te reconocen tras haber pasado tiempo sin verte (y con ello puedes evitar tener que hablar con gente que te caiga mal), puedes evitar quemarte el cuello si vas a la playa... En resumen, tener barba es una gozada muy grande y recomiendo encarecidamente dejársela crecer a todo hombre que se encuentre entre los lectores (aunque la sociedad tenga un problema inexplicable con ellas, que les folle un tiburón martillo). Me despido con un nuevo lema: Barba de enanos, barba de sanos.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

The Voice Of Lyrics Nº 27: Diario de un joven adulto

Michael se bajó de la guagua, pasó la tarjeta por el lector para que le validaran el viaje y empezó a caminar hacia su casa. Algo que es, en apariencia y en realidad, parte de su rutina de estudiante universitario.  Sin embargo, por casualidades del azar, recordó que, siendo más pequeño, tenía un diario. No sabe del todo por qué, pero está acostumbrado a que las cosas le vengan a la mente de esa forma: espontáneas, sin explicación lógica alguna. Su mente siempre fue un hervidero de ideas que solo necesitaba un pequeño empujón para sacarlas a flote. Hoy, por un capricho del devenir, pensó que quizás sería bueno volver a coger un boli y una libreta para apuntar que es lo que ha pasado recientemente en su vida y tener una vía por la que expresar las ideas, inquietudes y emociones que le pasan por el coco. Tras afirmar mentalmente que volvería a coger un diario, siguió hacia su casa sin más distracciones.

Tras abrir la puerta de su casa, quitarse la camisa y secarse el sudor, se sentó frente a su mesa, abrió una vieja libreta que por allí tenía guardada y comenzó a escribir:

¡Hey, viejo amigo!

Creo que hace bastante tiempo que no nos vemos. Por no se qué azares de la vida, dejé de escribirte hace bastantes años y hoy me acordé de tí. Espero que no estés molesta conmigo, pues no fue algo malintencionado. Es más, hoy te pondré al corriente de todo lo que te has perdido y te contaré lo que me ronda por la cabeza.

Te haré un pequeño resumen: Creo que la última vez que te escribí era un pingajo de menos de 13 o 14 años y empezaba la ESO. Pues bien, por aquél entonces las cosas empezaban a irme medianamente bien hasta que me enamoré de la que fuera mi mejor amiga. No ahondaré en el tema ahora mismo, pero sólo puedo decir que fueron dos años de continua tortura y sufrimiento por parte de una persona con la que estaba totalmente equivocada y que me sumió en un profundo hoyo de tristeza, depresión y vacío. Gracias a mi madre y unos buenos amigos de verdad pude salir de todo eso y cambiar radicalmente mi personalidad de niño a semiadulto. Tras un tiempo lleno de paz y amistad en el que pude dar a luz infinidad de buenos proyectos, conocí a una chica que vivía bastante lejos. Sin meternos mucho por ahora en éstos páramos, he de decir que salimos y rompimos a los 11 meses. La relación no era para nada sana y me estaba ganando bastantes problemas con algunos amigos. Cabe destacar que, a pesar de que en ciertos momentos lo pasé mal, no fue tan grave gracias a todo lo que aprendí de mi anterior fracaso.

Tras todo ésto (y tras un hecho que me abrió bastante los ojos) llegó un momento en el que me di cuenta de que era necesario seguir adelante con una diabólica sonrisa y sin tenerle miedo a nada. A tanto llega ésto que mi último patinazo amoroso no me haya dolido realmente. De hecho, aunque me costó enterarme porque soy bastante tímido y me llevó un tiempo darme cuenta, no estoy triste. De hecho, estoy contento porque es la experiencia más sana que he tenido en el amor en toda mi vida. ¿De qué se trata? De un clásico que se suele decir mucho que le pasa a las tías con los hombres perfectos pero que nunca había oído que haya pasado al revés. La chica que me gustaba, cuando se dio cuenta ya de ello, me dijo que era lesbiana.

Y bueno, eso no quita para que me parezca una bellísima persona y quiera conocerla más, pero es una experiencia nueva para mí, a la vez que extraña. ¿Por qué? Pues por el hecho de que nunca pensé de que me pasaría algo así, pero bueno... A mí nunca me pasan cosas comunes, eso lo has sabido tú siempre. En realidad, a nadie le pasan cosas comunes, pero hay algunos con una suerte más rara que otros.

En resumen, que sé que aún soy un pingajo y me falta por vivir bastante, pero creo que ya puedo decir que tengo más madurez que muchas de las malas compañías que han pasado por mi vida, y eso ya es bastante. En fin, colega diario, espero volver a hablar contigo pronto y que te hayas gozado éste reencuentro, porque yo lo necesitaba. ¡Nos veremos pronto!

Entonces, cuando ya llevaba dos horas de escritura ininterrumpida (el chico es bastante lento para escribir) y redactó las últimas líneas, cerró la libreta y la dejó encima de su mesa. Se echó en la cama y cerró los ojos. Mañana amanecerá un nuevo día.

viernes, 19 de septiembre de 2014

Entradillas Forellianas Nº 16: Por qué no creo en los psicólogos

A raíz de una discusión reciente con un amigo mío, he recordado bastantes cosas sobre mi menda. Una de ellas es que manejo muy malamente el estrés y las malas vibraciones (en parte por el Asperger, en parte porque me crié en un ambiente donde esa mierda era y es el pan de cada día), y la otra es que no me fío en absoluto de los psicólogos. ¿Por qué? Por cuestiones a las que he llegado mediante la reflexión. Una de ellas es que muchos psicólogos no te tratan como una persona, sino como un número más al que tienen que meter de vuelta a la sociedad. Otra, relacionada con la primera, es que la sociedad es un desfile de máscaras a cada cual más abyecta y horripilante donde la hipocresía está a la orden del día y te miran mal si no cumples con sus expectativas de salvaje falsedad.

La más grande de todas es que la normalidad realmente no existe. El que no tiene arranques violentos por aguantarse las cosas, se enfada con la gente por su pasado, o habla de los demás a las espaldas, o se dedica a atraer la atención mediante el victimismo más sucio, o muerde bolis, o escucha reggaeton... Todos hacemos cosas por la que la sociedad nos miraría mal si nos viera hacerlas. La verdad, prefiero poder expresarme tranquilamente y a gusto que, como otros dicen, "hacer lo impensable por controlarlo". Es ese tipo de pensamientos los que hacen que la sociedad sea un hervidero inmundo de falsedad, por lo que no pienso callarme por una panda de personas que tienen la represión como doctrina en ésta vida. Cuando el mundo se de cuenta de que las enseñanzas e imposiciones de la sociedad no son más que las reglas execrables y putrefactas de un juego retorcido y despreciable creado por los de arriba, la gente será mucho más feliz. Mientras tanto, yo seré el loco que, desde dentro de mi celda, se asome a la ventana cogiéndose de los barrotes y diga: "Cuanta gente hay encerrada ahí afuera".

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Entradillas Forellianas Nº 15: A little post written in English

You might be question yourselves: "Why the fuck is Forelli writing in English? Did he finally lost his freaking mind?" Well, that's not the case... Yet. I've been talking with a University companion of mine and eventually said: "Why I never wrote a single post in English? That would be funny and it can bring me the opportunity to practise my English with all my followers..." So I decided to do it in a Entradilla Forelliana in a trial mode and, if it is success, maybe I might think about doing more posts in this lenguage (But hey, I'll never abandon Spanish, it's so beautiful and rich to leave it like a cheap whore). I know that it's really probable that I will make a lot of grammatic mistakes, (and if you find one, feel free to tell me about it in the comments box), but if everyone wouldn't do things because of fearing mistakes, the whole world wouldn't progress...

For all those people who are defecating in all my ancestors because they aren't understanding what I'm saying at all, you can use the translator inserted in my blog... But I think you can train your English reading this in its original form, so I don't recommend to use the translator. Anyway, you are free to do whatever you want. I must thank Rebeca for bring undirectly to me this amazing idea. I cheer to everyone in the public to do something like this in their blogs, social networks, notebooks, toilets... And read and see movies and series in English with subtitles (or not if you have enough level). I'll try to read comics in English soon. I'll inform you as soon as possible. Now I leave you with an astonishing song of Megadeth, called "Peace Sells... But Who's Buying?". Enjoy!

lunes, 8 de septiembre de 2014

Forelli en Chicharrolandia, Conclusión (Y entrada Nº 300)

Ya estoy de vuelta, señores. Y ya que la entrada de ayer fue una auténtica mierda (lo reconozco), hoy no les voy a aburrir con lo que he hecho en mi último día en Tenerife (de hecho, hasta yo me aburrí viviéndolo, imagínense si se los cuento). Sin embargo, sí les hablaré de mis impresiones después del mismo y, de paso, aprovechando que es la entrada número 300, hablaré de un par de cosas sobre el blog. Pero bueno, aquí les va mi parecer al respecto de Chicharrolandia tras haber analizado lo que he visto en éstos tres días:

No hace falta ser un puto genio táctico para ver que Tenerife es más grande que Gran Canaria, y hay que tener algo más de visión política para ver que el Gobierno de Canarias siempre ha tenido unas abismales preferencias con ella sobre el resto de las islas. Sin embargo, eso no la hace mejor que Gran Canaria. Y no es porque sea mi isla, ni mucho menos, simplemente se debe a ciertas cuestiones geográficas y personales. Podemos empezar por la orografía: Si bien me sorprendí al ir a Elche y encontrarme con que todo aquello era totalmente llano y no tenía ninguna cuesta, aquí tenemos el caso contrario. Tenerife tiene el terreno muchísimo más irregular que Gran Canaria, y eso a la hora de recorrerla se nota bastante. Puedo decir, incluso, que la propia capital, Santa Cruz, está compuesta totalmente de cuestas como si de Gáldar se tratase. Además, tratándose de la capital, se parece mucho más a una ciudad prominente del sur de Gran Canaria (véase Vecindario) que de una capital asentada. Otra cosa que me dejó perplejo fue la falta de humanidad en las calles. Ojo, no digo que los chicharreros sean desagradables, no (ése dudoso honor sólo lo poseen algunos elementos), sino que no había gente maldita en las calles... ¡Siendo un viernes! Supongo que tendrá una explicación, pero a mí me ha dejado en 33...

Quitando el hecho de que el sur de la isla está más seco que la mojama y presenta el aspecto de algunos de los barrios más alejados de la mano de Dios de municipios como Arinaga, tenemos dos asuntos más entre manos, siendo los dos por chulería y posterior descuido del Gobierno, Cabildo y/o Ayuntamientos pertinentes: El Tranvía y el Parque García Sanabria. El primero es casi inexistente, pasando sólo por ciertos lugares de Santa Cruz y algún que otro aledaño. El segundo está bastante descuidado teniendo en cuenta todo el bombo y el platillo que se le da a este parque en televisión y demás métodos de promoción turística. Supongo que volveré en algún momento y espero, además de comprobar que me estoy equivocando con lo que estoy diciendo, visitar más tiendas de cómics de Tenerife (y oye, que gracias a éste viaje he podido hacer un par de perrerías guapas para el blog), pero por ahora mi opinión de la isla es que es, cuanto menos, decepcionante.

Bueno, eso es, en resumidas cuentas, lo que he podido discernir del viaje. Ahora llega todo lo tocante a las 300 entradas del blog: Primero que nada, darle muchas gracias a todos los seguidores habituales del blog pero, sobre todo, a esa pequeña parte del publico a la que, si bien no se le puede considerar del todo haters, se ponen como Hugh Hefner cuando le quitas una teta de la boca. Tanto sin el apoyo de unos como sin el desprecio de otros no estaría animado a seguir subiendo contenido. En segundo lugar, quiero avisar que es probable que mi ritmo de producción se vea mermado de cara al futuro, pues éste mismo Martes me comienzan las clases y bueno... Es el segundo año y me huelo que va a ser mucho más duro que el primero. No se preocupen, no haré el David, seguiré dando el coñazo por aquí, pero probablemente se reduzca todo a la Crítica del Mes correspondiente y algunas Entradillas. Sin embargo, eso no parará la producción de entradas grandes (Hay un Forelli Opina y un VOT en proyecto), además de que hay que seguir con Jesús y Jesucristo, escribir nuevos relatos para entrenar mi habilidad creativa, darles a conocer más personajes en Frikismo Innato... Y podría faltar más, hay que avanzar con Pandeimos sí o sí.

En definitiva, señores, que para este año el blog seguirá como siempre o mejor a pesar de los posibles cambios de rutina, Radio Forellia recibirá cambios y nuevas secciones y los vídeos... Me siento cómodo estando fuera del mundo Youtube, pero algo caerá siempre (recordemos que quiero enseñar algo de chino y oye, quizás me atreva a hacer VideoBlogs de nuevo).

De nuevo, muchas gracias a los Forelliosos y Anti-Forellis por hacer de éste, mi hijo, un bebé mastodóntico de dos años y tres meses.

Porque nadie puede silenciar ni la voz de la verdad y nadie puede ensordecer a todos aquellos que de verdad deseen escucharla.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Forelli en Chicharrolandia, día 2

Pues bien, tras esa armada de día que fue ayer y ponerme a clasificar mi filmoteca privada de madrugada, me despierta mi madre a eso de las 9 de la mañana para realizar la actividad familiar del día. Vaya poca sorpresa les supondrá a ustedes decirles que, tal y como probablemente están pensando, vamos al único lugar de la isla perfecto para que pasen el día dos adultos sumergidos de lleno en los 40, un joven adulto, un enano hiperactivo y un jubilado. Efectivamente, pasé todo el santo dia en Loro Parque rodeado de animales de todo tipo de condición y pelaje, alimentos más caros que un plato de caviar bañado en oro y diamantes y un sol copioso y ardiente que me ha dejado la nuca como la superficie de Marte. Aquí tenemos un par de fotos:

viernes, 5 de septiembre de 2014

Forelli en Chicharrolandia, día 1

Vale, esto va a coger a muchos de los lectores por sorpresa. ¿Qué está haciendo Forelli en la isla de al lado a escasos días de que comiencen las clases en la Universidad? Pues en realidad yo estoy tan sorprendido con ustedes, pues la idea del viaje surgió a principios de ésta misma semana. Mi madre quería ver al Hermano Pedro, un santo de la religión católica nacido en el municipio de Vilaflor (que está a tomar por culo de toda civilización, ya sea humana o extraterrestre) al que, según mi madre, le pedí un hermano con 10 u 11 años. Además de eso, quería pasar con nosotros unas vacaciones, por muy pequeñas que fueran, antes de empezar de nuevo nuestras respectivas rutinas. Pues por ello es que he tenido que aplazar bastantes planes con amigos para otro día y he venido hoy aquí, a Chicharrolandia.

martes, 2 de septiembre de 2014

La Crítica del Mes (Septiembre 2014): Personas con síndrome de sobrealusión

Supongo que todos ustedes ya sabrán más o menos de lo que voy a hablar este mes teniendo en cuenta el título. Para los que no sepan de lo que hablo o, simplemente, no quieran pensar mucho, se los voy a intentar explicar de una forma breve y sencilla. Imaginemos que nosotros ponemos cualquier pollada que se nos ocurra y/o nos pase por alguna red social o blog (todos lo hemos hecho, en mayor o menor medida). Todo risas y fiestas, que si jijiji por aquí, que si bromas por allá... Todo va de buen rollo hasta que una persona (sí, UNA persona de entre todo el mundo) viene a quejársete de que lo que has publicado le ofende y que te va a denunciar cuando ni siquiera se le nombra en ningún sitio, al menos no de forma intencional. Lo más probable es que ésta persona no sólo sea una llorica e insoportable que no tenga nada mejor que hacer con su vida, sino que además se ha ganado el odio popular por éste tipo de acciones y otras muchas más.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Forelli Analiza Nº 5: Ocho apellidos vascos

La sola mención del cine español causan en el público general una reacción de rechazo, desagrado y desgana. ¿Por qué? Generalmente porque suelen ser películas de autor, bastante críticas y con un presupuesto bastante limitado. Ojo, no digo que todo el cine español sea una obra de arte, ni que sea malo. Simplemente está anexionado a un mal concepto que el público general tiene del mismo. Como pueden deducir ustedes mismos, el poco o nulo reconocimiento de éste tipo de películas acarrea el fracaso en taquillas y el rápido olvido por parte del espectador medio. No obstante, este mismo año se estrenó en nuestras salas un filme que ha hecho unas grandes ganacias (para ser cine español) y que ha procurado mucha fama a varios de los intérpretes de la misma. Hablo de Ocho Apellidos Vascos, una "comedia" sin mucha gracia.

Título original: Ocho Apellidos Vascos
Producción: España, 2014
Género:  "Comedia"
Duración: 98 minutos
Dirección: Emilio Martínez-Lázaro
Intérpretes: Clara Lago, Dani Rovira,
Carmen Machi, Karra Elejalde
Amaia (Clara Lago) asiste obligada por sus amigas a una despedida de soltera en Sevilla, donde presencia como Rafa (Dani Rovira) hace chistes despectivos sobre sus paisanos, los vascos. Éste intenta seducirla tras una intensa bronca, pero no lo consigue. A la mañana siguiente, Rafa ve que se ha dejado el bolso y decide, a pesar de los consejos de sus amigos, ir a la casa de Amaia en el ficticio pueblo de Argoitia, en el País Vasco. Debido a ciertos sucesos acaecidos en Sevilla antes de la partida de Rafa, Koldo, el padre de Amaia (Karra Elejalde) va a ver a su hija tras seis años sin saber de su hija con la esperanza de que ésta se va a casar. Tras ésto, Rafa se ve obligado a suplantar a Antxón, exnovio de Amaia, para aparentar normalidad frente a su padre. Ésto hará que la trama se enrede más y más para mantener el secreto...

Señores, yo les voy a ser sincero como lo he sido siempre en éste sitio. Muchos dicen que es un peliculón, que está guapísima, etc. A mí no es que me disgustara especialmente, pero tampoco pienso que sea lo mejor que se ha hecho en el cine español. Además, creo que se habrán fijado que he puesto varias veces el género de la película entre comillas. Pues bien, eso se debe a que, a excepción de algunos elementos que te saca una sonrisa o una pequeña carcajada, la peli podría clasificarse como una obra de teatro de enredos amorosos interpretada por una clase de instituto de 3º de la ESO porque vale, lo intentan con ganas (algunos), pero la cosa no termina de cuajar en ningún momento.

Empecemos con el gran problema de la película bajo mi punto de vista: el humor de tópicos. Ya desde el principio la película juega con las exageraciones tanto de los andaluces (retratados como juerguistas fachas y engominados) como de los vascos (radicales medio hippies indepentistas), cosa que sí, es común en una comedia, pero que luego jugará en contra de los que vean las películas y se piensen lo que no es de una parte y otra, aparte de ser más exagerado de lo normal. Además, por algún extraño motivo y al estar la mayor parte de la película rodada en Euskadi, son los habitantes de dicho país los que se llevan más dardos que los andaluces. ¿Simple coincidencia? Seguramente, pero me sigue dejando mosca por un motivo que especificaré más adelante...

Lo siguiente es la falta de gente en la película. Vale, no hace falta tener un gran plantel de gente para hacer una buena película, pero en toda la película las calles aparecen desiertas, sin más humanos en ellas que los actores que intervienen de una forma u otra en la película. No sé ustedes, pero creo que costara demasiado contratar a un par de extras para que salgan a hacer bulto en la película (que sí, que lo hicieron en la escena de la manifestación, pero incluso así se notaba la ausencia de personas). O si no, hacer que no se note con juegos de cámara y tal, como han hecho otros muchos directores. En cambio, en Ocho Apellidos Vascos tenemos una amplia sucesión de calles desiertas, restaurantes sin vida y manifestaciones mal convocadas.

He de destacar a Carmen Machi y a Karra Elejalde ya que, a pesar de interpretar a unos personajes más bien planos y secundarios, han hecho un buen trabajo. Dani Rovira hace lo que puede en un personaje que no le pega demasiado y Clara Lago... No sé qué decir de ella, no la conozco (como actriz) de antes y su papel es el más vacío de todos, sustentado únicamente por lo sucedido con su exnovio. Bien, es bastante guapa, pero tengo el temor de que es la típica chica que haría más carrera en Brazzers que en el cine habitual, y es una pena. Me alegró en parte ver a algunos actores de Vaya Semanita (programa vasco de humor que viene a ser como nuestro En Clave de Ja para ellos), aunque pasaron sin pena ni gloria.

Para terminar con el resumen, quiero lanzar una pequeña hipótesis: ¿Por qué una película tan mediocre y llena de clichés tiene tanto reconocimiento y éxito por parte del publico, llegando a ser durante varios meses la película más rentable de los últimos años en España? Pues creo que se debe principalmente a la extenuante campaña de publicidad que ha recibido. Tanto antes como después del estreno de la película era muy frecuente ver la cara de Dani Rovira y Clara Lago en televisión e internet aunque no quisieras verlos. En gran parte la responsable es Mediaset, ya que fue productora de la película (Y posible motivo por el que los vascos se llevaron la peor parte de los chistes malos, recordemos que la cadena tiene inclinaciones... derechistas). Otro factor influyente en los grandes ingresos de la película puede ser el de ver a Dani Rovira, comediante ya conocido por unos cuantos antes de hacer la película, en la gran pantalla como parte de su evolución como actor, pero creo que ha sido más manejo de las masas que otra cosa.

En fin, me alegro que el día que me dieron dinero para ir al cine en Abril me fui a ver la segunda del Capitán América antes que ésta, habría sido tirar el dinero. Resumiendo, que es una película para ver en caso de que te aburras bastante y quieras ver algunas caras conocidas. No esperes reírte a carcajadas, no esperes ver una historia currada, no esperes ver un mensaje positivo (es más, al final la chica acaba cediendo a los deseos del facha. ¿Telecinco?). Simplemente son personajes haciendo cosas y no muy bien que digamos. Si buscas un peliculón, ve a verte otra cosa.

Y bueno, vamos a echar un par de fotos por aquí:

Por orden de izquierda a derecha: Carmen Machi, Karra Elejalde, Clara Lago y Dani Rovira

¿No les recuerda a alguien ésta chica?

Quizás así se les venga a la cabeza...

Por Dios, que guapa es. Lástima que no haga porno...



... ¿O sí? Bueno, no en el sentido literal de la palabra, pero si tuvo un par de escenas pornosas en una peli de hace unos años


Fuerte forma más boba de unir a dos personajes... Un poco Deus Ex Machina, a decir verdad

Uuhu chiste de ETA

Carmen Machi en Aída cuando tenía gracia (La serie, ella sigue siendo buena actriz)

En fin, esto es todo lo que tengo que decir (a no ser que no me haya expresado bien o me haya dejado algo en el tintero) sobre ésta película. Espero que les haya gustado esta entrada y...

¡Hasta la próxima!