Música, mi colega

Chacho, ¿qué hora es?

lunes, 27 de mayo de 2013

La Crítica del Mes (Mayo 2013): Historia de cómo la 4ª generación de videojuegos me come la polla salvajemente

Hola a todos de nuevo y muchas disculpas por el retraso. Bien está dicho que esta sección es la única regular del blog y se publica a principio de cada mes, por lo que me parece feo que se efectúe este lamentable retraso (así como el de algunas personas al nacer con dicho retraso). Dicha esta parida, vamos a abordar el tema de hoy.

Bien es sabido que las consolas de videojuegos no son para siempre y que, normalmente, se extinguen a favor de una nueva generación, ofreciendo más recursos y así, en teoría, dándonos juegos mejores y unas mejores experiencias videojugabilísticas. Es un paso más en la evolución tecnológica, pues este fenómeno no es exclusivo de este campo, sino que abarca a todo aquello que crea el ser humano con sus propias manos. Sin embargo, hay casos (y sobre todo desde los 80-90 hasta el día de hoy, y sigue...) en los que esta "evolución" realmente no cambia nada y que, incluso, en vez de evolucionar, involucionan, restringiendo así mejores expectativas y las libertades del usuario. Estoy hablando, en este caso, de los flagrantes casos de PS4 y la recién anunciada reproductora de VHS Xbox One.

 Este es un fanart del mando de la PS4. No se ha mostrado aún la consola (mal hecho por parte de Sony), por lo que es lo único que se ha visto por ahora de la consola, además de ciertos detalles para mí escandalizadores.

Y esta es la Xbox One en cuestión, la consola que llevará a la ruina a Microsoft si no rectifica lo más pronto posible.

Bien, primero que nada, las características "antipiratería". Esta lucha no es sólo de ahora, sino que se lleva realizando desde el momento en el que los formatos de los propios videojuegos en sí pasaron a ser digitales (es decir, cuando se empezó a usar CDs como soporte para los videojuegos con la PSX, en los 90), puesto que en las recreativas y en las consolas de cartuchos tales como Sega Megadrive o Nintendo 64 este riesgo era casi nulo. A día de hoy las empresas siguen imponiendo unas duras medidas para evitar la piratería, y eso es hasta cierto punto comprensible, pero no cuando le restringes así libertades al propio consumidor. Muchas de estas medidas se hacen también con la excusa de evitar el comercio de juegos de segunda mano, y esta generación no iba a ser mucho menos. Por ejemplo, se tenía pensado que para Xbox One que cada juego tuviera una mecánica según la cuál sólo podía ser reconocida por una consola. Esto quiere decir que, por ejemplo, si meto un juego en mi Xbox One y, tras probarlo, decido prestarselo a Andrei, al Kuso no se le ejecutaría el juego, por lo que la empresa me está impidiendo de esa forma el poder prestarle mis videojuegos a aquél que yo desee, ¿y por qué? Porque no reciben ganancias de esa persona al no haber comprado el juego.

Sin embargo, tras muchas críticas del público, parecen haberse retractado, pero Microsoft encontró otra manera de salirse con la suya, y es la siguiente: puedes comprar un juego de segunda mano o prestarlo, sí, pero cada juego necesitará que se efectúe un registro online del mismo y, claro, si lo compras de primera mano te efectúan el registro gratis, pero si no, has de pagar el importe completo del juego para poder registrarlo.

PODEROSO CABALLERO...

Otro aspecto también importante es la ya nombrada evolución que debería suponer el cambio de generación y que, en cambio, ni es evolución ni es nada. Seguimos con PS4 y Xbox One. Se han mostrado tráilers sobre sus capacidades gráficas y lo que se suponen que van a ser escenas in-game. ¿Mi veredicto al respecto? No se cambia absolutamente nada. Dichas compañías se apoyan mucho en las cinemáticas, truco cuanto menos antiguo y malo para crear unas falsas expectativas respecto a un producto (sin ir más lejos, lo usa mucho Blizzard, creadora de World of Warcraft) y los in-game tienen gráficos y propiedades que cualquiera de las consolas actuales podría alcanzar perfectamente, ya sea PS3 o Xbox 360, o cualquier otra. Con eso se deja ver que ya no se piensa en la satisfacción del consumidor de videojuegos, que es lo que hace que ese mercado se mueva, sino que se centran en las ganancias monetarias, y para ello se usan de forma cada vez más descarada argucias para que la gente compre, aunque luego el producto no les guste una mierda.

Mi más sinceros consejos son los siguientes:

  • Si eres poseedor de una PS3 o una Xbox 360: No desesperes. Si las compañías salen pronto de su error seguirán produciendo para estas dos plataformas y mandarán las demás a tomar por culo (ejemplo claro es la WiiU, la consola más mierda ahora mismo en el mercado).
  • Si eres partidario de PC, eres el puto amo. Sigue ahí y no te muevas.
  • Si le das a los dos, como es mi caso, guarda todo lo bueno de las que tienes y dale al PC. Ya si cambian vuelve a las de sobremesa también, pero mientras...
En resumen, la 4ª generación no merece siquiera ese nombre, porque no cambia absolutamente nada respecto a la anterior, nos venden lo mismo pero más caro y, además, se atenta mucho a las libertades del consumidor. Pásense a PC, a la larga les sale más barato.

lunes, 6 de mayo de 2013

The Voice Of Truth Nº 21: América... ¿Para los americanos?

América, señoras y señores. El llamado Nuevo Continente (Que no Carrefour), situado justo en el otro extremo del Océano Atlántico o, como se dice vulgarmente, al otro lado del charco. Esta región está compuesta por tres partes: Norteamérica, Centroamérica y Sudamérica, siendo de esta forma el continente con la mayor longitud de nuestro planeta (abarca desde el Océano Ártico hasta el Antártico). Seguramente, y esto nos ha pasado a todos, y más de una vez, al decir "América" te venga a la mente imágenes de Hollywood, hamburguesas, bacon y vaqueros con revólveres. Un error muy común (y que yo admito que cometo bastante) derivado de la manía de los estadounidenses al referirse a ellos mismos como América y no como Estados Unidos. Aunque el concepto es falso e inexacto, es a este país, la llamada primera potencia mundial (los Estados Unidos de América) de la que hoy hablaré.

The Voice Of Lyrics Nº9: Sentimientos encontrados de Forelli


Todo aquél que me lea sabe
lo mucho que odio a Bécquer,
mas hoy tengo que decirle
que un poco de razón si tiene.

Uno de sus pocas buenas obras
fue aquella de "Poesía eres tú",
pues lo demás esta todo basado
en la persecución de lo inexistente.

Soy un ser incomprendido, pero
no voy por la vida lamentándolo,
pues no soy ningún maldito emo.
Me quiero demasiado para hacer eso.

Sin embargo, todo ser incomprendido,
a veces, sufre al saber que no hay
ni una sola persona que de verdad
sepa lo que rula por su cabecita.

El gran Forelli no iba a ser menos
en el cumplimiento de esta norma.
Hay momentos en los que me digo a
mí mismo que soy como una sombra.

Una sombra barbuda, peluda y barriguda.
Una sombra parlanchina y testaruda.
Una sombra atrincherada en la basura.
Una sombra... sagaz e incomprendida.

Uno de esos temas es el amor. Esa
droga legalizada que nadie es capaz
de retratar sus consecuencias, peor que
todas las drogas habidas y por haber.

Sólo hay una persona que realmente
comprende mi postura, pero aún así
él es mucho más suave que yo. Forelli
siempre será radical. Es lo natural en él.

Posiblemente, y a partir de este día,
mi destino será vivir la vida solo,
rodeado de los tres que me quieran
y mi futuro hijo de vientre de alquiler.

La gente se piensa que soy una piedra
desalmada, pero nada más lejos de
la realidad. Sigo amando como todos...
Pero lo hago a mi rajada y maldita manera.

Sólo me gustaría que, en mi lecho
de muerte, pueda agarrarle la mano
a mi hijo varón, Thaal, o a mi
hijita hembra, llamada Shenna.

Pero aún así, saber que tendré
un hijo con nombre de dios no
me quitará de la conciencia el
hecho de que sea una simple sombra.

Porque en esta vida, si no sigues
los cánones de la sociedad, eres
una basura molesta pegada a la bota
de los habitantes de la Tierra.

Yo, precisamente, soy lo contrario
a los cánones de la sociedad. Así
que, mientras lucho por cambiarla,
acepto que soy una puta sombra.

Una sombra que nunca será vista con
buenos ojos, una sombra oscura y
degradada, una sombra silenciosa y
anodina... una sombra sombría.

Y como ser de la oscuridad, jamás
podré ser bien visto del todo por
los que se consideran seres de luz,
al tener cada uno una constitución opuesta.

Hoy tu camino brilla fulgurantemente.
Avísame si necesitas algo de oscuridad.